El poeta Ziryab y sus aportes a la música de la Edad Media

A pesar del conflicto armado que significó la expansión del islam, los aportes de los musulmanes a Occidente fueron muchísimos. Los seguidores de Mahoma fueron conocidos por innovar en áreas como la filosofía, la astronomía, el arte, la gastronomía y la medicina; sin embargo, también realizaron importantes aportes musicales al sentar bases sonoras y técnicas que influyeron en varios géneros a lo largo y ancho del globo.

Algunos dicen que todo comenzó gracias al poeta persa Abu al-Hasan Ibn Ali Ibn Nafi (789 d.C. – 857 d.C), mejor conocido como Ziryab, quien fue acogido en el Califato de Córdoba por el monarca Abd ar-Rahmán II (Abderramán II). En este lugar Ziryab se desempeñó como músico, maestro y jefe de los cantores del palacio. Como algunos de sus aportes al pueblo musulmán se reconocen la fundación del primer conservatorio musical en el mundo islámico, con el visto bueno y el apoyo de Abderramán II, la introducción del sistema árabe-pérsico a las escuelas musicales andalusíes y la invención de una quinta cuerda para el laúd. Ziryab fundamentó esta modificación en la naturaleza y los humores o temperamentos del hombre que en algún momento fueron muy aceptados por la medicina antigua. La primera cuerda era roja y se asociaba a la sangre; la segunda era blanca y representa la flema, la tercera, de color amarillo, tenía correspondencia con la bilis, la cuarta era negra y se vinculaba con la atrabilis y la quinta cuerda tenía que ver con el alma. Además, el músico sustituyó la laminilla de madera que se utilizaba como plectro en el laud por una pluma de águila, lo cual le dio un sonido más agradable.

Por otro lado, muchos de los estudios de Ziryab continúan vigentes en las técnicas de canto españolas, pues aún se utilizan algunos de sus métodos en la enseñanza del canto, como el comienzo por la práctica del anejir o recitado en verso. Además, algunos músicos todavía siguen sus instrucciones para el acompañamiento de la voz y la consecución de géneros o ritmos en cada etapa del desarrollo del cantor, enfocándose en las pautas en torno al ritmo puro, la melodía, los trémulos y el gorjeo.

Finalmente, es importante mencionar que los avances propuestos y practicados por el artista persa, bajo la protección musulmana, todavía tienen eco en la música del mundo a través de géneros como las zambras, la zamba, el gato, el escondido, el pericón, la milonga, la chacarera (Argentina y Uruguay), el tango, la cueca y la tonada (Chile), las llaneras (Colombia y Venezuela), el jarabe (México) y el danzón (Cuba), ritmos que se vieron influenciados por las zambras y los moriscos.

Bibliografía

R.H. Shamsuddín Elía. (1996) Al-Ándalus I (711-1010) El califato de Córdoba. [Versión digital] Recuperado de http://islamchile.com/biblioteca/civilizacion-islamica/Al-Andalus%20I%20(711-1010)%20El%20Califato%20de%20Cordoba.pdf [Consulta 21 de setiembre. 2017]

Árgueda, M.F. (2000) La educación musical en el califato de Córdoba. [Versión digital] Recuperado de http://musica.rediris.es/leeme/revista/argueda00.pdf [Consulta 21 de setiembre. 2017]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s