Medusa y otras microficciones de Rodolfo Lobo Molas, Catamarca, Argentina.

Medusa

De pronto se encontró frente a la hermosa estatua de piedra de un apuesto guerrero y sin poder evitarlo sucumbió al encanto de tanta gallardía. Lo miró a los ojos y la escultura le devolvió la mirada. En ese instante la Gorgona se convirtió en humano.

Perder la cabeza

A Rosa Beatriz Valdés

Nunca entenderé como hay hombres que pierden la cabeza por una mujer -meditaba Juan en las sombras- mientras Salomé le sacaba brillo a una bandeja de plata.

El carpintero

A Teresita Flores

José revisaba las maderas recién llegadas a su taller. Separó un grupo de ellas pensando que deberían estacionarse más tiempo para un mejor secado y mayor robustez. Y así fue: treinta y tres años después -secas ya- se erguían sólidas y en cruz al final del Calvario.

Seducción

Adán deambulaba solitario por el Paraíso. La víbora aprovechando la circunstancia desplegó sus encantos y lo sedujo. Cuando Dios advirtió esto, dijo: No, no; no es bueno que el hombre esté solo, y creó a la mujer. Adán, entusiasmado, empezó un romance con Eva. La serpiente, despechada, urdió el plan de la manzana.

Salinidades

A Jorge Paolantonio

La historia bíblica de Sodoma y Gomorra en verdad también ocurrió en otras partes, solo que las Sagradas Escrituras no lo consignan.

Es así que en muchos lugares –al igual que la mujer de Lot- otras mujeres se convirtieron en estatuas de sal. El inexorable paso del tiempo fue desmoronándolas y hoy sus restos llegan a nuestras mesas en artísticos saleros.


Sobre el autor

Rodolfo Lobo Molas, Catamarca, Argentina.

Poeta, Escritor, Piloto Comercial de Avión, Piloto de Planeador, Locutor, Periodista, miembro de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE). Ha publicado el ensayo Catamarca, Ensueño y Leyenda a través de la Universidad Nacional de Catamarca y el libro de poesías Los pájaros de la lluvia. Participó de 14 antologías nacionales y 16 internacionales de microficción, poesía y narrativa y obtuvo diversas distinciones como Distinción al Mérito “San Fernando”, de la Municipalidad de San Fernando del Valle de Catamarca, Distinción “Reconocimiento al aporte de las artes a nuestra comunidad” del Poder Legislativo de Catamarca, y premios nacionales e internacionales como 1º Premio Certamen Nacional de Sonetistas Bialet Massé, Córdoba, Argentina, y 1° Premio en el Primer Premio Literario Internacional Letras de Iberoamérica, poesía, de la Revista En Sentido Figurado, México. Su obra se ha publicado en Estados Unidos, Venezuela, Chile, Cuba, México, España, Perú y Argentina.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Muy bueno !!! cada vez que use la sal vendrá a mi cabeza “Salinidades”. Y cada vez que vea una cruz de madera “El carpintero”.

    Me gusta

  2. Astrea Nefele dice:

    Muy bueno!!! cada vez que use la sal me acordaré de “Salinidades” y cada vez que vea una cruz de madera de “El carpintero”.

    Le gusta a 1 persona

    1. Rodolfo Lobo Molas dice:

      Muchas gracias Astrea Nefele. Alienta, reconforta, sotiene saber qué en algún lugar del mundo a alguien que no conozco le han llegado mis microficciones. Gracias de corazón

      Me gusta

  3. Rodolfo Lobo Molas dice:

    Agradezco los comentarios. Conmueve saber que estas sencillas microficciones han llegado al alma de algunos lectores. Muchas Gracias…!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s