Alice Pike Barney y su pintura mitológica

 

Por Victoria Marín

 

El objetivo de esta breve nota de corte biográfico es rendir homenaje a Alice Pike Barney, de quien tomamos prestada la obra Medusa para la portada de este número. Además, buscamos visibilizar su trabajo, tanto en el ámbito social como artístico; pues su figura representa a todas aquellas mujeres que encontraron libertad en el arte y se atrevieron a ir en contra de los absurdos de una sociedad que buscaba controlar sus cuerpos y sus almas al relegarlas únicamente al ámbito hogareño.

Alice fue artista, escritora, directora de teatro, filántropa, líderesa cívica y mecenas de las artes. Nació en Cincinaty, Estados Unidos, el 14 de enero de 1857 en el seno de una familia acomodada, producto del matrimonio de un hombre judío-alemán y de una mujer holandesa-cristiana.

A lo largo de su vida, esta mujer de carácter tranquilo y vida bohemia, sobresalió por su ingenio y encantadora personalidad, lo cual le facilitó obtener el aprecio de importantes personalidades como Anna Pavlova, Ara Bernhardt, Ruth St. Denis Emma Calvé, James McNeill Whistler, el legendario explorador Henry Morton Stanley y el famoso escritor Oscar Wilde, a quienes conoció mientras frecuentaba animados salones de arte.

Poco después de cumplir los 19 años, Alice se casó con el industrial Albert Clifford Barney, un hombre que no supo valorar su talento; pues consideraba más importante mantener y construir una buena posición social, por lo que quiso forzarla a trabajar en ello en lugar de dedicarse al arte. Esto generó un gran conflicto entre los dos, el cual desembocó en la decisión de llevar  vidas separadas durante gran parte de su matrimonio. Sin embargo, esto no duró demasiado. Albert murió tempranamente y la crianza de sus dos hijas, Natalie y Laura, quedó enteramente a cargo de Alice.

En cuanto a su legado, se le reconoce haber hecho de Washington, D.C. un verdadero centro de cultura, especialmente gracias a la residencia de estudio para las artes y artistas Alice Pike Barney’s Studio House , casa que diseñó e hizo construir a principios de siglo y cuya edificación todavía se mantiene. Por otro lado, un dato digno de mencionar  fue el apoyo activo que dio al movimiento del sufragio femenino.

A continuación, les presentamos algunas de sus obras de tema mitológico, obras que demuestran tanto su rebeldía de espíritu como su talento y sensibilidad. Por medio del  arte, Alice reivindicó su papel en la sociedad, el papel de la mujer que piensa y siente de manera atrevida, que se autodefine como creadora e impulso y se apropia de su libertad, comunicando belleza y ofreciendo una visión analítica de Occidente, sus personajes y cultura, sin temor a ser etiquetada injustamente por la maldición de Medusa que condena y advierte “lo peligroso de la mujer que mira, porque revierte el paradigma dominante y se convierte en mujer fatal…” (Cao, 2000, p. 32.). 

1951.14.17_1.tif
Circe, n.d., pastel on canvas, Smithsonian American Art Museum.
ceres
Ceres, 1901, pastel on canvas, Smithsonian American Art Museum.
1952.13.28_1.tif
Endymion, 1910, oil on canvas, Smithsonian American Art Museum.
al
Medusa, 1892. Smithsonian American Art Museum

 

Bibliografía: Cao, M. L. F. (2000) Creación artística y mujeres. Recuperar la memoria.
Madrid: Narcea. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s