La espera y otras microficciones de Ricardo Bugarín

LA ESPERA Dejó sus ojos en el alféizar de la ventana y, a fuerza de memoria, tejió y destejió su tarea cotidiana. Sabemos que al final, hubo un encuentro. Los aedos cuentan de un tálamo y otras minucias. (Texto inédito en libro) PASEOS A LA HORA DE LA SIESTA Dulce Prudencia caminaba apaciblemente por los…

En el medio del salar, un relato de Alfredo Arnez Valdés

Muchos dicen que los caminos que conducen al gigantesco mar petrificado ya no son lo suficientemente pequeños como para restringir el paso de los extranjeros en estas tierras. Todos ellos llegaron a Uyuni ayer y ahora un grupo bastante grande de ellos se dispone a hacer los arreglos correspondientes para quedarse en el hermoso hotel…

El asado

Y mientras río mi valor se desmorona ante sus burlas. Amy Lowell -Querida, no pasa nada. Es lo normal, cuando una recibe por primera vez, tener dificultades… El acompañamiento es importante, sí. Pero la clave es el asado, que se quema o que queda crudo en algunas partes. Las orejas y las patitas, en general…

Lo Divino

¿Quién puede traerme las canciones arrojadas por los vientos desde el Otro Mundo? ¿Quién puede traerme los lejanos ecos que crepitan en las corrientes desde las remotas regiones invisibles del Más Allá? ¿Quién puede entregarme los murmullos de las rosas que se abren desde el núcleo del Abismo Blanco? Con sus preciosas manos de dedos…

Amado psicopompo, un poema de Maximiliano Nicolás Sacristán.

Amado psicopompo   Engranaje de Tánatos, subalterno del Hades aunque no me escuches déjame decirte: me enorgullece ser tu pasajero. Cada palada tuya me adormece otro poco, digno guía: el agua negra es tu alimento. Le hablo a tu nuca argentada: eres justo hasta el dolor hasta el hedor. Indolente nos abandonas en las puertas…

Entrevistas imaginarias y perfiles con artistas #1. Cneo Pompeyo Magno

Pompeyo luce incómodo en la silla curul. De su cintura cuelga el gladius en una funda de cuero desgastada, como la de cualquier soldado veterano. Me gustaría empezar hablando de su figura en la posteridad, una imagen que muchos sospechan demasiado buena para ser cierta. ¿Qué opina al respecto? [Carraspea] Juzgar una época desde perspectivas…

Selección de Poemas de Lubricán (libro inédito)

Lamia No te resistas más. Tú sabes que tu vida luciría preciosa en mi boca.   Medusa No es infundado este miedo: Espoleados por tu furor se vuelven sierpes mis cabellos. Tanto temes acabar fulminado que para mirarme a los ojos necesitas un espejo.   Exorcismo Si no me levanto y curo mis heridas es…

Recelo – Marcelo Sánchez

  ¿Quién osa acometer tal temeraria empresa, peligrando que acabe ésta como a Otro place?   Es Ulises. El ansia de saber le hace dejar atrás sus más grandes afectos. En compañía de unos pocos fieles, viejos como él, se lanza al mar abierto. Cruza el estrecho donde Hércules emplazó sus columnas. Tuerce al Sur….

Los últimos minutos de Bérenger de Lacroisille – Daniel Frini

Fray Bérenguer de Lacroisille ha sido torturado. Hoy es sábado, el día once antes de las calendas de noviembre del año de Gracia del Señor de 1307. Hasta hace diez días, Bérenger era Turcoplier de los Pauperes Commilitones Christi Templique Solomonici, la Orden de los Caballeros Templarios; sin embargo, ahora no es más que un…

El rey leproso. Un relato breve de Leopoldo Orozco

            El día ya se había terminado cuando me fue posible la entrada en los aposentos del Rey Leproso. Al percatarse de la forma de mi nariz y la tonalidad de mi piel, los guardias auscultaron mi túnica en busca de cuchillos o pócimas letales, pensando que tal vez podría ser un enviado del rey…

Dos poemas sobre mitología de Yaritza N. Ramírez Peña.

La Respuesta de Edipo. ¿Cuál es la única criatura que al amanecer anda con cuatro patas, al mediodía anda a dos y al caer la tarde anda con tres? El león araña el aire en la garganta del infausto al caer en sus cuatro garras, La mujer con la corona de hojas sobre su cabeza…

Acacio, bibliotecario, inventor de la nada (El décimo signo).

El silencio domina la tarde calurosa en el monasterio eutiquiano de Deir Mar Takla, a orillas del Éufrates, en un día del año que siglos más tarde será conocido como setecientos cuarenta después del natalicio de Jesús el Cristo. Acacio es un hombre inteligente y lector ávido de los textos griegos y árabes que enriquecen…