NÚMERO 3 VOL. 2


Presentación

No iré por ese camino llano y polvoriento,

indicando esto y aquello,

vuestro mundo inmutable donde el pequeño hacedor

no participa del arte del hacedor.

No me someteré sin embargo a la corona de hierro ni dejaré caer mi pequeño cetro dorado.

J.R.R. Tolkien

A menudo encontramos en la fantasía algo que nos despoja y al mismo tiempo nos enri­quece, una cualidad liberadora capaz de traer de vuelta la inocencia, la mirada expectante del extranjero, de quien engendra al contacto con lo desconocido.

Para algunos, entrar en sus dominios es descansar de la máscara y usarla como amu­leto o como brújula para emprender la mar­cha, cruzar el espejo y confrontar los miedos, la herencia, la magia del telar, conocer dife­rentes concepciones de mundo y construir la propia, eso que habitamos y que nos habita.

Pero, lo cierto es que en cada cultura, en cada mente, esta experiencia se manifiesta de manera distinta. Además, el juego entre los símbolos que somos y lo que nos rodea, el diálogo establecido, los frutos que derivan de este y sus interpretaciones, se encuentran en constante cambio, especialmente cuando se traen a colación términos como “realidad” e “irrealidad”, “tópicos fantasma” como los llama Pizarnik.

En consideración a esto, no pretendemos dar un concepto definitivo de “fantasía” o de lo “fantástico” como tal, tampoco abandonar estos términos a una suerte de relativismo; sino, presentar diferentes propuestas capa­ces de fomentar un encuentro con lo fantás­tico desde la teoría o la experiencia, prove­nientes de creadores y lectores consagrados a esta modalidad, que en algunos casos tam­bién podríamos llamar facultad individual o colectiva, fuente de placer estético e incluso sentimiento; el cual trasciende conceptos como lo maravilloso, lo mítico, lo extraño…

Buscamos propiciar un encuentro agrada­ble con el conocimiento sin discriminación, la pluralidad de voces, formas de expresión y saberes que han de propiciar la actualización y la crítica de las producciones del espíritu.

Fieles a estas intenciones, y como ya es cos­tumbre en nuestras publicaciones, presenta­mos una serie de textos sobre diferentes cul­turas (latinoamericana, grecolatina, nórdica, guanche, catalana, china, tibetana, etc.), los cuales fueron seleccionados por medio de una convocatoria abierta, dedicada a la na­rrativa breve y al género fantástico, tomando como eje los elementos folclóricos y, en ge­neral, la ruptura con lo natural, cotidiano y arquetípicamente “racional”.

Sin embargo, a pesar de que partimos de fronteras familiares, este tomo pretende la revalorización del mundo interior del ser hu­mano, del lenguaje de los antiguos, los imagi­narios fantásticos y las raíces de los pueblos, las cuales no deben ser relegadas al campo del olvido, lo absurdo o la superstición.

Es por esto que, para abrir la presente se­lección, hemos elegido el hermoso poema “Cómo ser un buen salvaje” de la mexicana Mikeas Sánchez, escrito tanto en español como en lengua zoque, porque nos hace pen­sar en nuestra identidad, en la preservación de las tradiciones, los dones del espíritu y la sabiduría poética como una experiencia vívida, en el triunfo de lo que somos y veni­mos siendo desde la primera interpretación de mundo y la inmortalización del aliento de nuestros ancestros en la palabra.

Adentrémonos, pues, libres de cargas en las sendas de este viaje, el cual bien podría ser un redescubrimiento o una revelación.

V.M., San José, 2021.

Imagen de portada: AA78, year 1978 por Zdzislaw Beksinski


Despliegue el contenido de manera gratuita al pulsar en:

Entradas

VERSIÓN IMPRESA AGOTADA