Cuento Argentino: La semilla de la vida eterna por Aldo Vicente Favero

Romualdo ingresa anhelante a la choza de Abed, el gran brujo de las selvas oscuras de Cashiriari, anciano maestro de los machingengas, tribu de nativos del bajo Urumbamba. Viene a pedir la bendición del viejo gurú para acometer su marcha hacia las altas cumbres en búsca de su utópico mineral. El anciano Abed es un…

Cuento costarricense: Quieta por Penélope Gamboa Barahona

No puedo moverme, tengo los pies hundidos en la tierra y los brazos en alto, con los dedos cubiertos de hojas. No puedo moverme, pero lo observo todo desde donde estoy, me he hecho tan alta que mi vista alcanza a ver lo que hay más allá del río que cruza frente a mí. Esta…

Cuento Costarricense: Margarita Daisy por María Pérez Yglesias

No te quiero. Te quiero mucho, poquito y nada, te quiero… Los pétalos de una margarita, robada a  mi vecina, caen al suelo  y los recoge mi miedo.  ¿Me querrán?  Observo el jardín. Busco una puerta secreta sin encontrarla, mientras  el sol refuerza el color de las flores y cientos de insectos pululan por todas…

Cuento Mexicano: Somos manglar, no playa por Eduardo Omar Honey Escandón

Cuando el clima cambió, el verano perenne subió mucho más allá de lo conocido. Tanto el trópico de Cáncer como el de Capricornio parieron dos nuevos paralelos para limitar lo tórrido: 45 grados norte y sur. De Wisconsin al Mar de Tasmania las selvas fueron invocadas mientras los imperios de cemento se sofocaron en el…

Cuento Mexicano: El llanto de las mandrágoras por Ulises Paniagua

Las mandrágoras son, en principio, amorosas. Seres complejos que pugnan por ganar territorio, y que en estas batallas demuestran un aspecto afectivo, pues los espacios que consiguen en su lucha sirven para consolidar un nido de amor, un tálamo vegetal al calor de las frondas vecinas. Plinio Apuleyo en uno de sus tratados más misteriosos…

Microrrelato mexicano: Frutos de amor por Angélica Santa Olaya

De maíz Cuenta la leyenda que, entre el cielo y el mar de América, planearon los dioses su creación. Necesitaría fortaleza para soportar las adversidades a través de los siglos, la luz que en una sonrisa de blancos granos recibiera al sol cada mañana y la suavidad nutricia de la carne que propiciara un corazón…

La princesa cautiva por Ramón González Reverter

Prólogo En el año 334 a.C. Alejandro Magno cruzó el Helesponto al frente del ejército macedonio, un contingente de aliados griegos y una pequeña flota de refuerzo ateniense. Tras la batalla de Issos, en la que derrotó a los persas del rey Darío, mientras asediaban la ciudad fenicia de Tiro, el general Parmenio atacó por…

La novena ola por Marta Mariño Mexuto

La encontró muy temprano, cuando todavía no había amanecido del todo, en uno de sus paseos por las calas del acantilado, que quedaban al descubierto con la marea baja. Estaba tendida boca abajo en la arena húmeda y compacta de la orilla, y las olas rozaban sus pies. Sobre sus piernas aún quedaba alguna mota…

Élafos por Penélope Gamboa Barahona

Acteón se escondió tras un árbol, sacó su cabeza y arrojó la jabalina. El ciervo que sus perros tenían acorralado, un macho de cornamenta fabulosa, profirió un chillido y cayó muerto sobre el césped. Quirón se acercó a su discípulo, sonriendo alegremente. ―¡Enhorabuena, joven Acteón, ha cazado un animal magnífico! ―Artemisa ha sido benévola conmigo,…

La leyenda del Machuca por Calú Cruz

A Jeannette Rodríguez.Plena te sentís, avecilla, al contemplar cada amanecerdesde la rama del más alto de los árboles Ella era una indígena fecundada por las entrañas de la tierra y parida a través de sus afluentes. Su cabellera negra era tan hermosa y larga, que, cuando estaba húmeda, le llegaba a media nalga. Tenía las…

Nuestro Señor Jhain

En enero de 1581 llegó a la Ciudad de los Reyes el capitán Diego de Peralta, vecino de Oropesa e hijodalgo de primera clase. Ávido de fortuna y fama. Muy decidido a servir a la Corona y acrecentar la gloria familiar. Portador de la promesa que le hiciera a la Señora de la Asunción, de…

Fundación Perséfone

Orfeo era un músico amateur y atelier, que vivía en una pequeña casa a las afueras de la gran ciudad de New Hades, en el año 20XX. Nunca acostumbrado a la vida en la ciudad, se había retirado con su pareja Eurídice a los suburbios. Hacía unos años se habían conocido en un festival de…

Makeda, reina de Saba

Makeda se ha despertado de una siesta de espuma de mar. Tiene el cabello revuelto por las olas del ensueño y en sus oídos aún siente rubor de aguas profundas. Baja las plantas hasta las baldosas gélidas del suelo de la alcoba y se estremece al incorporarse: sus pies parecen todavía cubiertos por la arena…

Microficciones

HISTORIA DEL REINO, DEL VIRREINO, DEL REY, DE LA REINA, DE LA DUQUESA Y DE TODO LO QUE SIGUE Cuenta la leyenda (y todas las leyenda son puro cuento) que el rey (que no es el de España) al pasar por aquí (pero de este lado) se quedó tan impresionado (pero de los bien impresionado)…

Quetzalcóatl: El dios de maíz

“Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató” (Gén.4:8. RVR. 1960)   Pulque le dieron a la serpiente emplumada ¡Qué vergüenza y qué deshonra ver a un dios ebrio! Los timos no son solo para…

Lilith

Todavía desconozco el por qué, pero decidieron llamarme Lilith. Las arcas del olvido estaban repletas desde los albores del tiempo, así que mi nombre no nació para ser recordado por los hombres. Lo primero que recuerdo fue un atardecer de verano en una pequeña playa de arena centelleante, casi blanca, bajo un sol tan hiriente…

Las aves en cautiverio

Tito, Emperador del Imperio Romano, segundo de la Dinastía Flavia, quería imponer orden en los primeros años conocidos como después de Cristo (d. C.) y en la primera revuelta judía, instauró implacable la crucifixión. Castigo cuyo fin era intentar persuadir a través del escarnio público. Cada viernes, daba instrucciones sumariales sobre quienes serían crucificados al…