Narciso

Narciso

C. Castellanos

στη μνήμη σας

Amanece

y los dedos de rosa de la Aurora

bracean entre las nubes

para alcanzar el rostro de Narciso,

apenas despierto

iluminando el espejo

que repite el fiel perfil de su belleza.

Ilumina

el lago ya el sol

donde Eco murmura sin descanso:

“Morir quisiera y no ser espejo

que nadie oye,

palabra en el vacío,

corazón de Narciso”

Oscurece

pronto, en la tarde invernal

los rosáceos dedos truecan

en marchitos rabos de nube.

Narciso duerme, Eco calla,

el sol yace en los brazos del mar.


 

Sobre el autor

David García Pérez es doctor en Letras Clásicas por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Es profesor de Literatura Griega en esta misma Facultad e investigador titular en el Centro de Estudios Clásicos en el Instituto de Investigaciones Filológicas. Es tutor del Posgrado en Letras y de la Maestría en Docencia para la Educación Media Superior (áreas de español y de letras clásicas). Su línea de investigación es la tragedia griega desde la perspectiva de la filología y de la literatura comparada.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s