¿Usted me quiere, mína?, un poema de María Pérez-Yglesias

Poesía

¿Usted me quiere, mína?

A ellas, mis amigas de Talamanca,

cabécares y bribris,

con las que compartí trabajo y afecto

Las hojas  memoria,

estremecidas

por  si̱wá̱,

el viento de la cordillera,

me escoltan.

Talamanca

en el filo del aire.

— Sá Rö kabéklawá.

Somos  cabécares,

Frase cantora

de río manso,

montaña verde,

remolino de sentimientos

mudos.

Acabo de regresar.

de tierras nuevas.

Vine a encontrarme

con mi gente,

conmigo,

con los muertos.

Me raptaron

un día por la noche

y el Telire revoloteó sus aguas

gritó sus piedras

y guardó la calma.

Me llevaron lejos

de la tierra de Sibö,  

allá donde no quieren

a oló, zopilote

y la culebra no cuida a los niños

de las ratas,

del hambre,

de los  jayë́w a bëchi

“los hombres diablo”.

Mí̱na̱-mamá.   

¿Sabe quién soy?

¿Me reconoce, chichi-perro?

¿Huelen la esperanza,

en la punta

de mis dedos rotos?

No sé hablar cabécar, mí̱na̱.

Perdí tté,

la palabra de  táchi-abuelo,

du-pájaro,

tulu-luna,

de los ríos que inundan,  

del na̱má̱-tigre

ko̱nó̱ tepezcuintle,

chá̱mó̱ avispa.

De sál, mi mono colorado.

Perdí el olor a ka̱ yaka-selva

la espesura de mil colores.

Olor a lluvia,

a barro pegajoso,

a danta recién parida,

a kuö —maíz blanco y cascado

a maíz-daláibö amarillo

y a tortilla nueva.

Mína,

no sé cómo se siente

correr a pie desnudo,

mecerse en la hamaca,

abrazar hermanos,

subir a un kal-árbol de corteza fuerte  

y ramas anchas.

— A klö tiö, a bailar, klö tiö,  a bailar.

Káne, káne,

mína-madre

estoy de regreso,

vamos al ju-rancho, a nuestra casa.

Apenas siento el sabor

a jobo,

a sancocho  de chá̱mó̱,  

de plátano, banano o guineo.

A cacao virgen, mína

a nuestra “gallina de  palo”,

al diká, pejibaye.

Te miro,  mí̱na̱.

y las sombras me esconden

tu recuerdo de vestido batsë́-rojo.

Batsë́,

la sangre de tu  piel herida,

molida a golpes,

a insultos y tristezas.

Me arrebataron

de tus brazos, mí̱na̱-mamá

De tu perfume a tierra mojada, 

de tu pecho moreno,

lechoso,

cálido.

— ¡Ká, ká, ká, nooooo!

¿ Me recuerda, mí̱na̱?

Soy su hija,

su ya̱ba

su pequeña yabalá.

Corriste,  mí̱na̱

tropezaste con diglö-río,

de agua buena y,

a lo lejos,

solo escuchaste un bote,

un llanto,

unas risas de triunfo vengador…

— Sá rö distö kuö wö gepi…

Lo aprendí, mína,

“somos semilla

como los granos del maíz”.

La tormenta

fractura la tarde.

Siwá-aire sopla violento,

Sixaola desafía las orillas

de la esperanza

y llega a la choza

abandonada en la ladera…

Un pequeño chichi negro,

con el rabo entre las piernas,

se refugia en el tronco de un gigante

de la selva. 

Un rayo escandaliza

y enciende el cerro.

Me abandonaron, mamá.

Escúcheme mína:

quemaron mi muñeca

y mi trapito compañero.

Rodé de mano en mano,

de promesa en burla,

de lugar en lugar.

Triste,

sola,

callada.

— ¿Usted me quiere, mamá? 

Mína,  acaricia su trenza.

Me observa,

extraña niña

a la que ni conoce,

ni quiere recordar,

ni puede asumir.  

El aguacero amaina,

diglö-río  vuelve a su cauce.

Una familia de aulladores

retoma los saltos de rama en rama

y  un pizote solo

irrumpe en un claro de un bosque.

Con el pequeño colgando del chal,

toma a sus dos  hijas de la mano,

kuta ei kuta,

mis hermanas y,

dándome  la espalda,

camina hacia el rancho.


Sobre la autora

María Pérez Yglesias, Catedrática jubilada, Dra. en Comunicación y Semiótica (Bélgica), Decana de Posgrado y Vicerrectora de Acción Social de la UCR (96-2012), escribe columnas en La Nación y La Extra (catorce años) y le han publicado más de un centenar de artículos y libros académicos. Entre sus publicaciones, además de seis libros de la serie de Mapy, se cuentan:

Las fronteras de la luna y el sol (novela, 2008)

Boleros nos volvemos tango (novela, 2008)

Silencio, el mundo tiene el ala rota (novela, 2010)

Cerro pelón, lágrimas de barro (novela, 2013)

Te voy a recordar. Relatos de ciencia ficción (coautora) (cuentos, 2015)

Anclas sin poema (cuento, 2015)

Cuenta con más de veinte libros inéditos, es directiva de la ACE, participa en talleres del Grupo Literario Poiesis y Noche de Letras; además, es conductora de radio en los programas de Radio Universidad Compartiendo la palabra y En primera persona.

Dos poemas del libro “Las lunas del mal” de Lucía Alfaro Araya

Poesía

Tregua

Necesito reconstruir su rostro,
su círculo perfecto
cada treinta de octubre
y no morir de mar en el intento.

Necesito llegar a ese puerto
donde llegan los pájaros
que perdieron el rastro
y hacer de este corazón
un muelle silencioso

en desventaja idónea,
para que copulen las ballenas,
los naufragios, los delfines,
y que el fin de las sirenas
no sea la extinción de los sueños.

Necesito encontrarla flameando
en los faros de los barcos de infancia
sin cobardía o valor,
simplemente mirarla de cinco años
en las latas urgentes de los techos
y lavarle los ojos con la sal
de mis aguas ocultas,
cauterizar la sangre,
la mentira, la arena
con la grafía rebelde
que palpita debajo de esta huella.


luna en minúscula

Imaginó ser un satélite invencible
pero es solo una gota de sudor
que cae del gran astro.
Yo la encontré en el fondo de mí misma
porque el mar no le fue suficiente.

La conozco y no puede mentirme.
Caminé por los zaguanes tristes de su psique
y entonces la nombré luna en minúscula.

Nunca más dominará este océano.
La playa está sitiada
con valeriana y otras hierbas santas,
para que no martille la memoria
del ángel de las aguas.

Su huella fue borrada

por los mismos cangrejos
que devoró en su cena.
Ahora está floreciendo el cactus
que sembré entre manglares
y la señal que dejó en mi costado
cicatrizó bendita.
¿Qué inteligencia extraña le ordenó vigilarnos?

El devenir opaco de la cara que oculta
la obliga a alejarse.
No aumentará su órbita.
Todos saben que no tiene luz propia.
Los ancestros ya lo han demostrado:
nadie es indispensable
en la raíz volátil de las piedras.

Las lunas del mal (2020), Editorial Summa, Perú.

Sobre la autora

Lucía Alfaro nace en San José, Costa Rica. Es graduada en Administración de Empresas y Bachiller en Filología Española de la UCR y egresada de la Maestría en Literatura Latinoamericana. Es gestora cultural y tallerista desde 2007, año de la fundación del Grupo Literario Poiesis, del cual es miembro fundadora.

Obtuvo el segundo lugar de poesía en el certamen Brunca de la Universidad Nacional de Costa Rica – Sede Pérez Zeledón (2013), y el primer lugar en el certamen Hispanoamericano de Hikus organizado por Némesis Perú (2019).  Parte de su obra se ha publicado en varias antologías, periódicos y revistas nacionales e internacionales, tanto virtuales como impresas. Su poesía ha sido traducida al portugués y al inglés y antologada en Costa Rica y en las compilaciones de los Festivales Internacionales a los que ha sido invitada: México, Nicaragua, Panamá, Cuba, Colombia, Uruguay y Perú.

Publicaciones:

  • Inevitable travesía (2008).
  • Nocturno de presagios (2010, EUNED).
  • La soledad del ébano (2015, UCR).
  • Antagonía (2016, Editorial Torremozas – España).
  • Vocación de herida (2016, EUNED – POIESIS).
  • Las lunas del mal (2020, Editorial Summa – Perú).
  • Antología personal Líneas insurrectas (2020, Editorial Summa – Perú).

Imagen: The Spirit of the Southern Cross (1888) por Artur Loureiro.

La reina indómita de Aquitania por Ana María de Obesso Grijalvo

Poesía

La reina indómita de Aquitania 

Ese instante, ¿dónde está?

Aquel que me convirtió en el Roble Rojo

enseñándome a cubrir con corteza

mis anillos de lengua de oc.

En silencio me extravío

hasta la raíz de días perfumados

de naranjas y membrillos,

entre pies descalzos y laúdes,

repletos de risas y de parloteo.

Me vi forzada a crecer,

a regentar este cuerpo

sin domar mi espíritu.

Entregué la luz a las tinieblas sordas.

Sin sosiego, moldeé trueques de reinos,

parí hijos, sudé lágrimas y aullé mi fuego.

Mi corazón estuvo vagando entre

amores juglares y jaulas doradas,

hasta que tambores y trompetas

lo hicieron nuevamente vibrar.

Me alcé enarbolando todo el tallo de mi altura

y penetré de nuevo en el juego

de arañas, para vivir

mil despedidas crueles.

Presa de tiempos opacos, mi alma

se ha erguido como un muro

frente al azote del viento.

Ahora solo busco el descanso

de mis huesos blancos y astillados

por donde sangra mi vida.


Sobre la autora

Ana María de Obesso Grijalvo. nacida en Burgos, España, desde verano de 2018 soy escritora nobel y me decidí a iniciar mi periplo poético escribiendo algunos poemas en Instagram y presentándome a varios concursos en 2020, año en el que uno de mis poemas fue seleccionado en el X Concurso de Poesía Libre “Versos en el Aire”. Actualmente trabajo en la creación de un poemario ilustrado, en formato libro objeto.


Imagen: Queen Eleanor & Fair Rosamund – Evelyn de Morgan

Mucho más en contra por Rolando Reyes López

Poesía

Mucho más en contra 

¿Dónde viven los hombres como yo?

No salí de las arenas limpias del Kollam

ni el Meenam tuvo que ver con el calendario de mi madre;

Deví no fue la diosa sobre mi cuna:

ELLA me había eliminado de los círculos

mucho antes que existiera mi familia.

La creadora no me ofreció las novias de Krisna.

sin embargo, yo amé los dos espíritus del hombre.

No asistí al Baile de las Flores,

nunca olvidé las virtudes de mi cuerpo

o la sabiduría de los Dioses del pasado.

Mi historia no apareció en De orbe novo decades,

porque no pude ocultarme a tiempo en las Efebias.

Los demonios de la muerte

me dieron esta prisión inmediatamente después

que pude sostenerme sin ayudas;

Hades espera mi último minuto,

dice que soy su causa pendiente con el Rah.

La calle donde vivo no está al norte del Vesubio,

la lista en la que estoy nunca será revelada,

muchos creen que no soy de esta civilización,

que más bien parezco un tabú

y que mi nombre no aparece

en la nomenclatura antigua de especies verdaderas.

Mi vida es limitada, discreta, clandestina

como salida de mundos anteriores.

Tengo la impresión de ser

lo que no se ha podido crear;

la violencia, el odio, la venganza y la muerte

viven persiguiéndome

porque soy un símbolo irreal de este tiempo.

Ellos no preguntan por los terremotos,

ellos preguntan por mí,

y avisan sobre las consecuencias de imitarme:

No hacer contacto conmigo,

es la frase de orden.

Fui privado de mi origen étnico,

de mi nacionalidad, del sexo con que nací,

de mi condición plebeya;

me quitaron la salud, la edad,

el idioma, las necesidades afectivas,

la religión y mis pertenencias sexuales.

Otros dicen que mi rostro no será reproducido

por los artistas de las pirámides,

que, por suerte, no recuperaré mi lugar

en las profundidades,

y que

por tanto

tienen la orden de impedir

que mis ideas se divulguen.


Sobre el autor

Rolando Reyes López. (Pedro Betancourt, Matanzas, 1969). Reside desde el año 1971 en el Municipio de Jovellanos, Matanzas, Cuba. Bachiller, jubilado por Baja visión. Finalistas en el XII Certamen Poético “Luna Azul” del 2015 en Zaragoza, España. La Editorial Vigía publicó su poema “Zona de paz”, en el 2016.
Poemas suyos están en varias antologías de la editorial chilena “Isla Negra” en el 2017 y 2018. Así como en la editorial Letras con Arte, España, 2019 y 2020.


Imagen: Demon sittingMikhail Vrubel

Para que no muera el sol por María Graciela Kebani

Poesía

Para que no muera el sol

Para que el sol alumbrase era necesario que comiese corazones y bebiese sangre, y para ello hicieron la guerra.

 

—Se apaga, se nos apaga el sol.

—¿Qué haremos?

—Guerra, solo la guerra nos salvará.

—Necesitamos corazones para nuestro sol.

—Y sangre para que sacie su sed.

—Nos cubrirán las tinieblas.

—Nos devorarán las sombras.

—Llamemos a la guerra.

—Nueva vida para el sol.

¡Guerra! ¡Guerra!

—La muerte nos dará los corazones y la sangre para que renazca.

—Para que triunfe sobre la noche.

—¡Oh, Edificador! ¡Oh, Manifestador!

—¡Míranos y óyenos!

—No nos abandones.

—Tú, el que ve en la sombra, en el cielo y en la tierra.

—Danos la señal de tu palabra.

—Muéstranos el camino.

—Brindamos la paz para nosotros y nuestro descendientes.

—¡Que tu luz no se extinga!

—Muéstrate en todo tu esplendor.

— Si quieres corazones, corazones tendrás.

—Si deseas sangre, sangre beberás.

—Descúbrenos tu rostro radiante.

—Yérguete en medio de la oscuridad.

—Incendia con tu fuego el cielo.

—Mira que si tú desapareces, nosotros también desapareceremos.


Sobre la autora

María Graciela Kebani nació en Buenos Aires, Argentina,  en 1960. Trabajó en la docencia (nivel medio) durante más de treinta años como profesora de Lengua y Literatura  enseñando y leyendo cuentos, poemas, leyendas, etc.  Esta dedicación a la literatura y a la lectura le llevó escribir. Escribió poemas, cuentos, teatro y una novela. También escribió poemas y cuentos para niños. Publicó tres libros en Ediciones del Dock: “En algún lugar el paraíso” (poemas) (2006), “Para que no muera el sol”  (cuentos) (2006) y “De sombras y obsesiones” (poemas y cuentos), (2008). Pasiones: la lectura, la mitología y  el arte en todas sus variables.


Imagen: Piedra del Sol

La leyenda del caballo Árabe por Ricardo Arasil

Poesía

La leyenda del caballo Árabe 

Patria del hombre badaui*,

hirviente, árida, yerma,

es duna de vientre gris

y alta columna de arena.

Es viento caliente y sur,

es cerno de la tormenta,

que remeda infiernos vivos

y hace voz ésta leyenda.

Y lloraba el hombre aquél

y su plegaria plantea,

el no tiene pastizales

ni aguadas, ni tristes melgas;

solo ve desolación,

todo es arena, no hay tierra

y en el oasis jadeante

tres efímeras palmeras.

Copia el hombre del paisaje

su forma de ser tan seca,

adusta, desde una piel

donde nunca hay primaveras.

Allí, el sol calcina vidas

y es la luna quien las lleva

al paraíso del agua

hacia el nirvana que espera

pleno en cebadas, trigales

y bendito de cosechas.

Y el buen Dios escucha el llanto

del beduino que ruega

y clama por un regalo,

que aliviane sus tristezas.

Su pueblo muere sin pan,

el agua le es casi ajena

y es de muerte la distancia

que el espejismo planea

hacia el verdor virginal

donde la vida es presea.

—No llores más, te daré

ese regalo al que apuestas.

Dios, llenó un puño de viento,

lo sopló para que pueda

alzar vuelo y dar color

a aquella pálida ofrenda.

Y la entregó al beduino

diciéndole aquí te llevas,

un coraje de león

con prestancia de gacela.

—Dará envidia a tu enemigo,

este regalo que aceptas.

—¡Plásmate viento del sur!

hazte una bestia serena,

porta la lealtad del perro,

lo veloz de la centella,

y saltando más que el gamo,

serás tigre en la pradera;

ojos de águila tus ojos

de mirada clara, enhiesta.

 Las arenas del desierto

inauguraron la escena

de esa estatua galopante

tan incansable y tan bella

que dominó en la región

desafiante y altanera;

gajo del viento del sur,

con ilusión de saeta.

Y lo llamaron caballo…

Fruto de viento y arena.

Desde Ismael a Mahoma,

de Islamabad a La Meca,

volaste sin tener alas

por pedregales y estepas,

la Cruz del Sur en tu crin

y enancada, ¡ésta leyenda!

*badaui = beduino


Sobre el autor

Ricardo Arasil. Nacido en Montevideo Uruguay el 13 de Diciembre de 1938. Cantautor que grabó para los sellos Orfeo y Sondor en Uruguay. Canciones de su autoría han sido interpretadas por otros artistas locales como Lágrima Ríos, Santiago Chalar, Pablo Estramín entre otros. Escritor premiado a nivel local y en Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Puerto Rico y España tanto en Poesía como en Narrativa. Revistas literarias en México, Argentina, Colombia y España han publicado textos suyos.

Editó hasta el momento:

Galopando (Khosme, Poesía 2013)

Entres (Calameo Poesía 2014)

Diario de Trenza (AEDI, Narrativa 2016)

Versos sueltos (Khosme Poesía 2019)

5-7-5   (Khosme Poesía 2020)


Imagen: Los árabes a caballo – José Navarro Llorens.

Canto a las profundidades por Ivón José Blanco Pérez

Poesía

Canto a las profundidades 

Francisco de la Vega,

en un alarde de prudencia exclamó:

¡Cuidadosos debemos obrar

de nuestro afecto hacia

las profundidades!

Las sirenas aclaman nuestros

más sinceros defectos.

Conceden lágrimas a los que

suplican por permanecer allí abajo,

ocultos entre la maleza.

Susurran relatos de botines y fortunas

que custodian cuerpos sin vida

de usureros y codiciosos.

¡Tan real es la muerte como

el reflejo del oro libertino!

Los cantos malditos resuenan

en las columnas de la ciudadela.

Hogar de criaturas que parecen

no temer el silencio.

En el interior del gran salón,

la densa niebla recubre

el cabello húmedo de la lujuria.

El hombre, yace dormido

en aguas turbias.

En su delirio, habla de sirenas,

de tesoros y naufragios.

Allí abajo, reposan las

interminables villas del reino perdido.

Esculturas de héroes y dioses

parecen expresar su valentía,

Descuidan la inmensidad del océano.

Lugares donde el ser humano

y la luz no alcanzan.

¡Que rincón tan tenebroso es capaz

de conservar semejante belleza!

¡Que soberbia la de aquellos atlantes,

que por orden de Zeus

despreciaron a Galatea!

Y  sin embargo, grabaron

su nombre en la eternidad

de los mares.


Sobre la autora

Ivón José Blanco Pérez nació en Noya, (España) el 6 de Mayo de 1994. Desde la niñez ha vivido en el pueblo perteneciente a la provincia de La Coruña. Ha cursado el Bachillerato de Humanidades y ciencias sociales en el IES Campo de San Alberto (Noia), y el Grado de Sociología en la Universidad de la Coruña.  A los 26 años ingresó, a través de concurso de oposición,  como personal fijo de Correos en la ciudad de Barcelona. Actualmente reside en San Vicent dels Horts (Barcelona).

Imagen: Hylas and the Nymphs – John William Waterhouse.

Lo que el fuego borrará y El Aleph, dos poemas de Isbel González González

Poesía

Lo que el fuego borrará 

Canta, oh diosa, con tu voz más grave,

lo que olvidan los hombres, lo que el fuego

borrará y las palabras de aquel ciego

poeta dejarán al olvido. Suave

es la brisa del Euro entre las grietas

del corcel. Densa la luz, la ciudad

duerme. No soy Ulises, ni deidad

alguna me protege de las quietas

aguas de la Estigia. Amo en secreto

a Helena, mas, no soy Paris, ni el fuerte

Menelao, tan solo el más discreto

aqueo, bajo antiquísimas leyes;

esperando morir todas las muertes

dictadas por los dioses y los reyes.


El Aleph

…y vi la sombra muda del destino,

los límites dispersos, la osamenta

de ancestrales guerreros, lo que cuenta

el oráculo en Delfos, pergaminos

en las ruinas de Tebas. Vi caminos

y torpes caravanas en su lenta

procesión hacia Roma. Vi la afrenta

a una esclava en decúbito supino.

Todo esto sé; del Alfa y de la Omega,

del eterno retorno. Todo he visto:

el miedo y la moneda, Judas, Cristo

y a Pedro que nos ama y que nos niega.

Más, nunca divisé cómo se llega

al tiempo y dimensión donde ahora existo.


Sobre el autor

Isbel G, Guayos, Cuba 1976. Poeta, narrador y ensayista. Entre otros premios ha recibido: Semana Negra 2006 de Gijón. La Casa por la ventana 2013 de E.U. XXXIII Certamen de Poesía Federico García Lorca, Barcelona 2014. Heptagrama de Poesía 2014, Perú. La Palabra de mi Voz, Miami 2015. Deslinde 2020, Madrid. Tiene publicados La insoportable liviandad del ser o manual para cazar un homo sapiens (poesía, Ediciones Luminaria, Cuba 2008, Publicaciones Entre Líneas, Miami 2016), Los güijes del arco iris (infantil, Gente Nueva, Cuba 2008), Palabra Irreverente de otros cuerpos (epigramas, LHF, Washington 2013, Old Lane Edition, Liverpool 2014 y La Ovejita Ebook, New York 2015), Wostok (novela, Ediciones Luminaria, Cuba 2015 y Editorial Negráfica, Chile 2020), Guayos A.P. (poesía, Ediciones Unión, Cuba 2015), El tamaño de los perros (cuento, IDUNA, Miami 2016), La fórmula de Drake (cuentos, Ediciones Deslinde, Madrid 2020), y Cúmulos Nimbos (poesía, Editorial Primigenios, Miami 2020).

Imagen: The Burning of the Houses of Parliament, autor desconocido.

Dos poemas de Marianella Sáenz Mora

Poesía

23  (Del poemario Transgredir(se))


Tres sillas y un crucifijo,

cenar en medio de un silencio terrorista

sin palabras extrañas 

que dancen inocentes al contemplar

el retrato de infancia de una ingrata

en manos de Wislawa.


Mientras el país de las carabelas se fragmenta

creo también que ser feliz está en la cabeza,

entonces recurro a contemplar impaciente

como saldos de tu temida ausencia

tus pertenencias salpicadas por la casa.


Porque la madrugada 

es el clímax de mi angustia 

detonador de anorexias,

propósito de mis sacrificios

bandera de esta respuesta lapidaria que no llega mientras insistentemente no estás

y los miedos asoman sus rostros desfigurados 

desde el gris que ha cubierto las paredes.


Un colibrí inesperado 

me saluda imprevisto y sorpresivo tras la ventana

augurio de que he sido escuchada por los dioses.


Intertextos de Wislawa Szymborska


III (Del poemario Milagros y otros vórtices cotidianos)



Algunas veces 

vamos con las manos rotas

y nuestra brevedad

es perímetro de maravillas.


Vamos por allí furtivos de anhelos

violentando el tiempo

revelando silenciosamente

la poesía que es la vida.


Esa que pese a ser muda

nos grita desde los rincones

y se nos queda adherida a los labios,

a su humedad

a la sonrisa que revierte 

nuestra condición de semidioses 

y hace del habitáculo del pecho 

un nuevo Olimpo.


Y es que no nos damos cuenta 

si es abril, junio o noviembre

no hacen falta los alisios

porque entonces, de repente

es suficiente, todo cuanto tenemos. 


Sobre la autora

Marianella Sáenz Mora (San José, Costa Rica) se graduó de la carrera de Turismo. Posee estudios complementarios en las áreas de Mercadeo, Ventas y Servicio al Cliente. Formó parte del Círculo de Poetas Costarricenses y del Grupo Literario Poiesis. Ha publicado: MIGRACIÓN A LA ESPERANZA (2015), PERSPECTIVA DE LA AUSENCIA (2017) 2do Lugar del Certamen Literario Brunca de la UNA, TRANSGREDIR (SE) Editorial Torremozas, Madrid, España (2019).

En 2020 ganó el Primer Lugar en la Categoría de Cuento en el XVII Certamen Literario Gonzalo Rojas Pizarro (Chile). Obtuvo el Segundo Lugar del Certamen Literario Brunca de la Universidad Nacional de Costa Rica en 2015.

Antologada en varios países del mundo, forma parte de varios colectivos literarios internacionales. Algunos de sus poemas han sido traducidos a otros idiomas, otros han sido publicados en importantes revistas literarias físicas y digitales, así como en diversos blogs de literatura.

Representación poética y epifanía del mármol: “Gladiador Borghese” por Beatriz Saavedra Gastélum

Poesía

Gladiador Borghese

I

En el último resquicio

el tiempo se ha empeñado a la penumbra.

El hombre gladiador

liberado con los dones de la ciudad ficticia

incendia todo nuevamente,

viaja por las aguas silenciosas 

en su inagotable travesía.

Es el sueño de Artemisa 

cuando cruza el sombrío comienzo

de tierras prometidas

y sus dedos abren contra el cielo

el movimiento franco de llama figurada.

La noche aquieta la memoria 

tras las columnas

que recluyen a la diosa nívea,

afuera el recinto estalla bajo el atisbo.

II

Tras la puerta el dios impone su imperio

de raíz honda en el deber puntual del abandono.

Hay en el aire un grito que se esparce en el templo,

el guerrero temerario 

vela el reflejo largo tras la penumbra

para contemplar a la distancia el mito.

El hombre humano hecho de piedra blanca

vuelve al guerrero

Aquiles.

Antes que el enigma 

la historia,

el pensamiento sólo

hiere a la efigie

donde el viento golpea apenas

el cerviz que desgrana.

Tierra adentro en Éfeso

pulsa más profundo la orilla marítima

en su carne viva doblegada,

sofoca la voz

con el agua salobre en la garganta

mientras camina por el atrio hacia el encuentro

de la diosa blanca que despliega

en el cíngulo abierto de lo etéreo.

Irrumpe de lo informe

el relámpago pétreo

en la estirpe vertical 

que atraviesa el fuego

porque no hay nada ajeno a su presencia.

Es la desnuda forma 

afanosa ideología,

movimiento que sigue al movimiento.

La conciencia anticipa la quietud,

el núcleo levísimo 

en el encuentro de dioses.


Gladiador Borghese, escultura en mármol de época helenística que estuvo durante el siglo XVII en la romana Villa Borghese y que actualmente se conserva en el Museo del Louvre. Fue una obra particularmente admirada por su estudio anatómico.

Sobre la autora

Nació en Culiacán, Sinaloa (6 Mayo 1971), actualmente radica en la Ciudad de México. Es egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha realizado estudios en Literatura, poesía y Filosofía. Realizó una Maestría en estudios avanzados de literatura española e hispanoamericana en la Universitat de Barcelona, España (2015-2016). Realizó un diplomado en alta dirección de empresas en la Universidad Panamericana (2008), además, un diplomado de novela Erótica en el Centro de la cultura Casa Lamm (2012) y un diplomado de los diferentes géneros literarios a través de la obra de Julio Cortázar, UNAM (2018), recibió un Doctorado Honoris causa por el Instituto Mexicano de líderes de excelencia (2018).
Actualmente es codirectora de la Editorial Floricanto A.C. (Editorial Independiente) en donde ha participado como editora en más de 21 libros desde 2004, además es directora de La Casa Estudio de Crítica Literaria CDMX.

Imagen de portada: Gladiador Borghese, Schloss Charlottenburg

Mirando el abismo, un poema de Dayliana Carranza Méndez

Poesía, Vox fabulae

Mirando el abismo

Viene el miedo detrás de su aliado

conquistando las ruinas

que visitó de la muerte.

Flotan hacia el risco

donde las venas se abren.

《Invoquemos a la niña 

que sale de la tierra》

Aconsejan arrojarse al viento

para despertar serenamente

del sueño abrumador.


Serva me, servabo te:

el susurro que del fondo brotó


Sobre la autora

Dayliana Carranza Méndez nace el 6 de septiembre de 1996. Reside en Costa Rica, en el cantón de Grecia desde su infancia. A los doce años de edad se interesa por el mundo de las letras. Finaliza sus estudios en el Bachillerato en la Enseñanza del Castellano y la Literatura en la Universidad de Costa Rica y actualmente cursa estudios en el Bachillerato y Licenciatura en Geología de la misma universidad. Además, aspira a estudios de posgrado en la Maestría en Lingüística. Su poema Inmarcesibles fue seleccionado para la antología “Los gritos de Medea: violencia de género en la poesía feminista costarricense (2020)” y fue seleccionada en la Antología Latinoamericana “Voces en el aire” de la Red Némesis con sus poemas Espejo negro en mano y Defensa.

Imagen: Alphonse Mucha, Podobizna Josephine Crane Bradley jako Slávie (detalle).

Los ojos de Sísifo, un poema de Raúl Guerrero Payo

Poesía

Los ojos de Sísifo

La misma montaña,

la misma roca,

los mismos pasos entorno al infinito.

El mismo castigo, otro día,

el mismo día pero más cerca de algo,

de la nada, tal vez, de quién sabe qué 

y hasta cuándo;

de quien sabe anudar sogas y corbatas.

Más cerca de ti, quizás,

de los ojos que Sísifo

dejó de utilizar cuando su cuerpo

comprendió el castigo.

Más cerca del absurdo que se gesta

entre Vladimir y Estragón,

mientras alguien encadena a Tánatos

para que todo cobre sentido.

La misma rutina,

el pleonasmo de siempre,

la redundancia exacerbada,

los ojos cansados frente a la montaña. 


Sobre el autor

Raúl Guerrero Payo nace en Valverde del Fresno, el 23 de agosto de 1997. Desde pequeño siente una gran curiosidad por el mundo del arte y las letras, y tarda poco en empezar a leer clásicos como La isla del tesoro o El fantasma de Carterville. También siente desde muy temprana edad una atracción especial por el cine y la música. Esto se debe en gran parte a su padre, quien le descubrió grupos como Pink Floyd o Queen.

A los 16 años publica su poemario Poesías y desacato, dibujando un retrato, una recopilación de poemas que llevaba redactando desde los 13 años. Durante su estancia en Bachillerato resulta ganador del certamen literario organizado por su instituto, el I.E.S. Al-Qazeres, con su trilogía poética El tiempo es un arma cargada de muerte. Ese mismo verano se alza con el premio literario de su pueblo al escribir un poema en A Fala, lengua propia y única de Valverde del Fresno, Eljas y San Martín de Trevejo. Al año siguiente sería juez del mismo.

Durante 2017, a sus 19 años, Raúl comienza a participar en certámenes literarios. El primer escrito que envía, titulado DGT: Dirección general de trágicos, es seleccionado para formar parte de la antología El vuelo de la palabra en su IXX edición de poesía y relato, que organiza el ayuntamiento de Badajoz. Esto motivó al autor a seguir escribiendo y formándose en la poesía. En noviembre del mismo año se le concede el accésit en el X Certámen de poesía organizado por el colectivo Ataecina, en Ribera del Fresno, por su participación en A Fala con el poema Poeta du contrabandu.

En marzo de 2018 recibe una mención especial del jurado en el II certámen de relatos cortos y poesía con fondo sonoro, en Palencia, por su poema Siempre estás ahí. Tras esto, en mayo, uno de sus escritos titulado Tres tristes trágicos tragan tequila en un tren es recopilado en una antología en la convocatoria del V certamen nacional Umbral de poesía, organizado por la Asociación cultural Habla, y en el cual colabora el ayuntamiento de Valladolid. El mes de agosto de 2018 consigue el primer premio en la modalidad de relato corto y el segundo en poesía tras el fallo del IV Concursu literariu du Nosu Lugal, celebrado en Valverde del Fresno y cuyos textos estaban íntegramente escritos en A Fala. La producción de textos en A Fala y traducciones a la misma lengua por parte del autor nunca se ha detenido.

El mes de enero de 2019 le comunican que su poema Convenciones surrealistas y demás sueños reales es incluído en la antología del XV concurso internacional de poesía y teatro Castello Di Duino y viaja a Trieste varios días para recitar su poema, recoger el premio y conocer a poetas de todas las partes del mundo: desde Alemania hasta México. El mes de marzo de 2019, el ayuntamiento de Valverde del Fresno, recopila todos los poemas y relatos ganadores de diferentes ediciones del certamen escritos en A Fala bajo una antología titulada Istu lo se le. Ahí tienen cabida sus poemas Poeta du contrabandu literariu, Valverdi soña y el relato Explosión de realidai, una historia real que le narró su abuelo Alfredo. En abril de 2019 recibe el tercer premio en el II concurso literario Villa de Fuente Álamo “Memorial Juan Antonio Puertas Rodriguez”, al que agradeció enviando una adaptación a rap del poema. Dicho escrito es uno de los favoritos en la
producción literaria del poeta, según sus palabras.

En octubre de ese mismo año, un texto sobre el olvido titulado Homicidas involuntarios, es seleccionada para formar parte de la segunda edición de la revista venezolana Nefelismos.

A principios de 2020, con 22 años, su poema, El creador, resulta finalista en la XVI edición del concurso internacional de poesía y teatro Castello Di Duino. Es invitado a Italia de nuevo para conocer al resto de premiados, pero el encuentro es imposible debido a la crisis sanitaria del COVID-19. Un día de mayo del mismo año llega una carta desde el centro penitenciario de Daroca, Zaragoza. Y es que el poeta es seleccionado para conformar una antología poética que se edita en la misma prisión y en cuyo jurado participan internos. El poema se titula Estrofas para una noche de insomnio, tratándose del X Certamen “Picapedreros” de Poesía, Guión y Microrrelato y la revista se edita bajo el nombre de La Oca Loca. También durante el mes de mayo le comunican que su escrito El sentido de la vida queda finalista en el IX certamen de poesía ASEAPO. En noviembre, dos buenas noticias: su poema Salvadoris es incluido en la revista Febrero, y su otro escrito, titulado martirios cotidianos, será incluido en la I Antología Poética y Prosa de la Biblioteca Popular Municipal Domingo Faustino Sarmiento.

Actualmente estudia Dirección de Escena y Dramaturgia en la E.S.A.D. de Extremadura.


Imagen: Sisyphus – Sir Edward Coley Burne-Jones

“Bruja por derecho de mujer” y otros poemas de Marta Rojas Porras

Poesía

Bruja por derecho de mujer


Eres una Bruja por el hecho de ser mujer,
indómita, airada, alegre e inmortal.
Robin Morgan


La piel no olvida nada.
Las cicatrices sangran.
La mirada deshilacha el recuerdo.
El corazón vuelve al dolor.
La humillación de la violencia y la muerte
no ha dejado de respirar.

Mandatos encubiertos
nos han dictado cómo comportarnos,
qué sentir, cómo no ser, cómo parecer.

Si rompemos el aro nupcial,
Si parimos sin casarnos,
quedamos fuera, por inmorales.
Si no nos casamos, no somos solteras,
sino solteronas fracasadas;
las canas y arrugas mejor ocultas
porque tenemos prohibiciones de avejentarnos.
Y, si estériles, desechadas.

A la casa nos han confinado,
con Penélopes y Marías y Martas
en la rutina de Sísifo.
Así, nos excluyeron del haber
y robaron nuestras cosechas.
Hipócritas,
para esconder el despojo
celebran, en grande, nuestra virtuosidad.

El decreto divino de un “destino natural”
nos ha aturdido.
Con destellos de luz de un espejo
nos exhibe como madres y esposas buenas;
como cuidadoras infatigables del nido familiar.
Somos la calladita y de discreta sonrisa,
la dulce, frágil y angelical.

En otra versión del mismo espejo,
mentirosas, seductoras e inconstantes.
Como a Eva, se nos ha responsabilizado
de la pérdida del paraíso,
de desatar todos los males
y de negar la esperanza,
desde nuestra ánfora de Pandora.

Nuestros genitales,
sucios objetos de placer y pecado.
Somos Magdalenas de la tentación.
Sirenas seductoras.
Serpientes venenosas.

Tuvimos que pelear por nuestra autoridad.
No la heredamos.
La ganamos en la participación comunal
como yerberas santas con remedios para la garganta,
el apazote para los brotes
ungüentos para espantar los mosquitos,
consejos para el mal de amores.

Pronosticamos porque escuchamos el bosque,
miramos las estrellas
y desciframos las vueltas de la luna.
Y… nos hicimos sabias.
Y, por sabias y conectadas, peligrosas.
De brujas nos tacharon.

Desde la imagen de la disciplina santa,
con la más atroz crueldad,
públicamente, nos incineraron.
Rompieron nuestros huesos.
Nos arrebataron el derecho sobre nuestros cuerpos.
¿Cuántas fuimos quemadas?
El grito aún arde en los vientos.

Ya no nos cazan con fuego ni guillotina.
Ni como a Juana
nos encierran en calabozos de locas
para silenciarnos.
Las hogueras han cambiado de forma.
Nos siguen atrapando y matando.
Nos obligan a parir
cuando aún jugamos con muñecas.
Nos tachan de majaderas y fanáticas
cuando reclamamos ante un lenguaje
que nos mal nombra o no nos nombra,
y gramáticas anquilosadas
que nos niegan
reciben la sacra bendición
y el aplauso.

Nuestra larga historia de resistencia
no podrá ser borrada.
No existen torturas ni mentiras
que nos puedan anular.
Resistimos juntas.
Miramos la historia escindida y oculta.
Rescatamos del olvido
el legado de fuerza y dignidad ancestral.

Como Ixchel, somos rocío de fertilidad libre.
No admitimos más Dianas vigilantes de la castidad de las ninfas,
ni más mentiras sobre nuestros placeres.
Somos mortales, no divinas ni demonias.
Nos declaramos brujas, autónomas,
y determinamos no callar.

Combativas, desafiantes,
Nos comprometemos a nutrir la esperanza y la imaginación.
En un acto de sororidad
y de lazos fraternos,
celebramos aquelarres lúdicos,
intercambiamos afectos, conocimientos, hechizos, y demás.

Más que leyendas, somos mujeres,
diversas e infinitas mujeres.
Estamos vivas y en vigilia.
Somos libres.
Somos brujas.


Madres

Madre.
Nunca la agresora.
La bondadosa y abnegada, siempre.

Jamás la que abandona su nidada.
No la gruñona.
No la explotada.

Madre estereotipo.
Objeto mercantil.
Pintura fantástica.

La mía, una maga constructora.
La de mi amiga, desaliento,
monstruo destructor de sus sueños,
manipulación del rencor.

Están las lobas al cuidado feroz de la manada.
Las Lloronas, agónicas en desventura por los ríos de la culpa.
Las ciegas ante la agresión que sufren las hijas.

Las mágicas brujas o hadas
que en veladas nocturnas
nos inyectaron el afán por volar.

Las que con sortilegios de lo nefasto cortaron las alas.
Las transgresoras y pioneras de la esperanza.
Las engatusadas por el sistema del miedo.

Mujeres, casi todas, muy valientes.
Su cosecha,
según la tierra donde fueron plantadas.

Ricas y pobres, buenas y malas,
torpes e inteligentes.
Todas imperfectas.
Todas humanas.

Y yo, madre, hoy,
plena e incompleta,
con un poquito,
de cada una de ellas.


Importa, sí, que dejen ya de asesinarnos

Una lluvia nauseabunda vomita estas calles.

No importa, María Paula, Maritza, Marianna,
si tu color atraía las auroras.
Si en tus cabellos, Rita, se enredaban esperanzas.
Karen Vanessa, Gretel, no importa
si tu vientre había sido habitado.
Si en tu casa, Kimberly, te necesitaban unos brazos.
Si arañabas miserias y soledades, Isabel.
Si eras joven o vieja, Yarissa.
Si tus manos vestían callos, Hellen.
Si ojos admirados detenían su paso
para contemplarte, Tatiana.
Importa sí, que mujeres de 19, 36, 20, 18
o de cualquier edad,
con arma blanca, con disparos, a palos,
con hijos, sin hijas, embarazadas, alegres, tímidas,
populares, exitosas o frustradas,
en Puerto Jiménez, San Carlos, Liberia,
Cartago, Siquirres, Golfito, San José,
en la ciudad o el campo,
costarricenses o nicaragüenses
turistas o residentes
son un eco silenciado en una lista.
Importa sí, que Jessica, de 34,
pasa a ser parte de una estadística
como el octavo femicidio del año.

Importa sí, la noticia de estos inicios de noviembre,
que enredada con la propaganda navideña dice:
Eva, ella vivía en Barva,
solo tenía 19 años, era estudiante universitaria
con un hijo de 4 años
y su expareja, el padre del niño, la mató.

Y en Eva, todas las Evas.
Y en el hijo de Eva, todas las víctimas huérfanas.
Y en la familia de Eva, todas las familias
torturadas por la violencia feminicida.

Importa sí, que cada una de estas mujeres
merecía apropiarse de sus sueños.

Importa sí, construir una sociedad de afectos sanos,
despojada de seres humanos como pertenencia
y fundante de masculinidades con prácticas más igualitarias.

¡Importa, sí,
que DEJEN YA DE ASESINARNOS,
que el “ni una menos”
sea realidad y no discurso vano!

Imagen: La hechicera (1685) de Bartolomeo Guidobono


Sobre la autora

Job y su familia restaurados a la prosperidad (1805) por William Blake.

Norte sobre el vacío, un poema de Byron Ramírez

Poesía

Él extiende el norte sobre el vacío, y cuelga la tierra sobre la nada.
JOB 26:7

Aquí está Job, de nuevo, con los brazos abiertos
esperando la lluvia ácida del mes de agosto.
De llanto, han tejido tus años
una segunda piel sobre su cuerpo: caparazón de hambre y barro.

Aquí está Job
—ni mar ni monstruo marino—
tan solo un hombre pequeño y pobre que se posa sobre tu hombro
y el aire atraviesa sus llagas,
y no se inmuta la luz ante su imagen de perro inválido.

¿Has hecho tú una valla alrededor de él,
de su casa y de todo lo que tiene, por todos lados?

¡Te lo arrebato para siempre!
Lo sostengo con ímpetu de fiera amenazada. Ahora sí:
Aquí está Job sobre mi palma, tembloroso.
Nadie puede lastimarlo ahora
ni siquiera el Verbo insolente, anudado a tus costillas,
ni siquiera la espada o el diluvio que inventarás más tarde
cuando la ciudad duerma su siesta junto al Leviatán.

Nada podrá tocarlo. Cerraré la mano si te acercas
y entonces será una isla mi puño
en la cual habitará el hombre pequeño
y amanecerá el día de la nada

porque la palabra día existirá en la memoria de mi pulso
como existirán manzanos y cavernas
y una gran playa sin turistas donde Job acampará la madrugada
esperando que yo nombre a su familia
y su familia brote entonces de mi aliento,
nazcan girasoles en las piedras de los ríos,
surjan nuevas bestias que invoquen la penumbra
y construyan por la tarde un camino de agua
que llegue hasta las caravanas de Temán.

¿Quién prepara para el cuervo su alimento,
cuando sus crías claman a Dios, y vagan sin comida?

¡Aquí, aquí! Querrás luego buscarlo para ungir sus pies con aceite
y decirle hijo, has vuelto a mi regazo agradecido,
pero nadie te dejará pasar de la puerta del jardín
aunque ofrezcas a Orión como regalo
o te rasgues las ropas a la orilla del León,
porque Job, tan pequeño, estará pescando en mi huella dactilar
con una nueva Tierra de Uz a sus espaldas.

Yo te mostraré, escúchame:
aunque lo llames, no responderá,
aunque te oiga, no atenderá tu llamado.

El ojo que lo vio, no lo verá más; sus ojos estarán sobre mí,
y yo no existiré. ¡No insistas! Deja que tiemble el mundo.
Aquí estarás para siempre, atrapado en la lejanía de tu propia obra.
Y aunque ni la muerte ni la culpa puedan tocar el borde de tu manto,
el silencio del hombre pequeño envenenará tu sangre.
Será su felicidad tu peor castigo; el infierno naciendo en tu cabeza.

Sobre el autor

Byron Ramírez nace en San José, Costa Rica, en 1997. Cursa la licenciatura de Filología española en la Universidad de Costa Rica, donde también realizó estudios en Filosofía. Se ha desempeñado como editor literario y articulista para instituciones como Editorial Estudiantil UCR, Revista y editorial Liberoamérica, CulturaCR.net y Nueva York Poetry Press. Ha participado en diversos festivales de poesía como el XVI y el XVII Festival Internacional de Poesía de Costa Rica, el Festival Nacional de poesía en Turrialba, Costa Rica 2019 y el Festival de poesía de Fredonia, Colombia 2020.

En el 2017 fue ganador del Certamen de Poesía joven organizado por la embajada de Estados Unidos en Costa Rica y finalista en el Certamen Emilio Prados, en España. En el 2018 obtuvo el primer lugar en el Certamen Nacional Brunca organizado por la Universidad Nacional Autónoma de Costa Rica (UNA) en la rama de poesía, con su libro Principio de Incertidumbre. Ha publicado Entropías (2018) con la editorial Nueva York Poetry Press en Estados Unidos. Gran cantidad de sus poemas han sido publicado en diversas revistas alrededor del mundo. Fue coordinador y editor general de la Antología de Nueva Poesía Costarricesense (2020). Su segundo poemario, Adamar (Poiesis Editores), está pronto a publicarse.

Imagen: Job y su familia restaurados a la prosperidad – William Blake

Hijas de Forcis

Poesía

Un solo ojo.

Un solo diente.

Y sueños que soñar por turnos.

Temor, Horror y Alarma

relevan su vigilia compartida.

La esfera ocular encaja en sus cuencas

y arrastra a la consciencia a aquella que la porte.

Calcio, fósforo y magnesio

con forma de incisivo

e incisivas palabras surgen de sus fauces deformadas por los siglos.

Sus carnes amorfas brotaron ya viejas del vientre de Ceto

y anegadas por aquel sulfúrico líquido amniótico

forjaron sus ácidas personalidades de naturaleza cáustica

hasta hacerse Grayas.

Un solo ojo.

Un solo diente.

Y una vasta sabiduría común.

Sus lenguas retorcidas beben a morro de la dilatada fuente del conocimiento

y en sus paseos con Morfeo

se amamantan de las ubres del fruto de la ciencia

y la cognición futura.

Sin embargo

sus secretos

duermen silentes en la anonimia de su pasar discreto

y esperan en el eco del recuerdo

el encuentro

con algún incauto héroe que ose preturbarlas

y hacer

de su diente

de su ojo

y su tóxico consejo

herramientas inclementes para vencer a Medusa.

 


Sobre el autor.

Fernando Antolín Morales ha estudiado Matemáticas y Filología Hispánica. Durante los dos últimos años ha organizado un recital de poesía en español en la ciudad de Nitra, Eslovaquia, lo que lo ha animado a dar a conocer su obra. En los próximos meses se publicará su primer poemario La esfinge del pino, actualmente en proceso de edición. Durante este 2020, ha sido galardonado como Semifinalista por su poemario Ganzúas para descerrajar tu desdén en el concurso internacional de poesía “Gonzalo Rojas Pizarro” y como Ganador en el XII Certamen Internacional de Poesía Fantástica “miNatura”, así como con una Mención Especial por su texto teatral Te invito a tu muerte en los VI Premios de Textos de Teatro “Carro de Baco”.

Un rey fachoso

Poesía

Iba el rey con su caballo

a matar a su adversario

A quien mataba a diario

de hambre, era a sus vasallos.

Con zafiedad, sin desmayo,

con impuestos y aranceles,

para pagar sus corceles

y sus ropajes más bellos.

Abrumaba a todos ellos

y también a sus mujeres.

 

No era en la lucha el primero.

Era el rey muy elegante

siempre que fuera delante

con su yegua su escudero.

También el maestro armero

el cocinero y el mago

que embrujaba previo pago

al enemigo más fiero

más grande o más traicionero.

Siempre hacía algún estrago.

 

Llamaba bramando un cuerno

a unos dos mil caballeros

que pagaba con dineros

expoliados de sus siervos.

Su enseña lucia dos cuervos.

Con su pesada armadura

que le daba calentura

aguantaba la mañana

y solo el fin de semana

mas nadie estaba a su altura.

Iba pues el rey ¿delante?

tan feliz a la batalla

en su pecho las medallas

porque tenía bastantes

colgadas de sus estantes.

A veces la lanza en ristre,

pero le ponía triste

lancear y no ver sangre.

Y le hacía malasangre

matar solo en un despiste.

 

Era una fiera batallando

y un día llego a un castillo

de almenas bien protegido

Defensores aguerridos

tenían un buen caudillo.

Manso como un corderillo

se acercó hasta las murallas

y ofreció no hacer batalla

si la plaza se rendía.

Las vidas perdonaría

si se jurara vasalla.

 

El barón que allí mandaba

le dijo en tono valiente

si quieres hincarme el diente

ven a luchar con tu espada.

Si vences tendrás ganadas

estas tierras y esta plaza.

Muéstranos pues que tu raza

merece mandar mi almena

sentiría mucha pena

que cumplas con tu amenaza.

 

El desafío ha elegido

y el rey le pide a su brujo

una pócima, un embrujo,

que al rey deje convertido

en campeón aguerrido,

por otra espada invencible,

terrorífico y terrible.

El brujo le hace un brebaje

aunque duda que el potaje

dé un resultado temible.

 

Ya llegó el amanecer,

la pelea ha de empezar,

el rey vuelve a amenazar

y el barón a responder.

El rey cree que va a vencer

y provoca a su rival.

Tropezando lo hace mal

y el barón le da un gran golpe

Ridículo el rey se esconde.

Necesita un orinal.

 

Si eras un rey criminal

y te creíste un soldado

ten presto mucho cuidado

puede vencerte un rival.

En el mundo medieval,

y en el mundo del futuro,

no te creas tan seguro

si no eres algo especial.

Nadie es un rey ideal

si no fuere el rey Arturo.

 


Sobre el autor.

Federico Baena Lorenzo. Lleida, 31/05/1952. Licenciado en Historia. Licenciado en Documentación. Director Retirado de biblioteca municipal Pardinyes-Lleida.  Labor literaria: Organizador de actividades literarias para adultos e infantiles y La hora del Cuento; director de Club de Lectura y del grupo de Rapsodia Pardinyes.

Premios y Publicaciones recientes (año 2020):

Primer Premio en el 10º Certamen “Picapedreros” de Poesía y Microrrelato, convocado por Revista La Oca Loca (Zaragoza).

2º Premio del 4to. Concurso de nanorrativa “Un Párrafo un Mundo” 2020. Ed. Letramargo de Cochabanba (Bolivia).

Finalista del IX Certamen de Poesía ASEAPO 2020 (España);

Finalista del Concurso “Versos en el aire X. (mayo, 2020) de Ed. Diversidad Literaria

8 Publicaciones en diversas antologías en micronarrativa y poesía en el año 2020, y en revistas literarias (por ejemplo relato en la XX convocatoria literaria La Sirena Varada (México) en junio de 2020.

Declaración del caballero de los bosques

Poesía

He visto las cosas mientras dentro de las fortalezas
duermes entre finas telas,
al cobijo del imperio,
cuidada y descuidada.

He sido el favorito de los gigantes,
quien despreció el cetro de la rapiña.
Sólo yo. Solo yo.

Porque fui yo quien en el bosque
convivió con los seres de la luz
y hundió su espada en las bestias de la noche,

Está bien si bajas a ver la luna llena conmigo,
entre los lobos.

 


Sobre el autor.

Aleqs Garrigóz (Puerto Vallarta, 1986). Es autor de varios títulos de poesía, entre los cuales figuran Abyección (2003) y El niño que vendió su alma al Diablo (2017). También se desempeña como periodista cultural. Actualmente es maestrante en Literatura Hispanoamericana por la Universidad de Guanajuato, ciudad en la que reside.

Perdonadnos

Poesía

Oh mis dioses,

os pido perdón por estos perros sucios impíos.

Les daré sangre de mi sangre,

cortadme y llevadme a los hermosos parajes que os pertenecen.

 

Dulce es la savia de sus cuerpos mis señores,

me entrego a ustedes con mis humildes harapos roñosos.

me sumerjo y me rindo ante sus semblantes, imponencias.

 

Heme aquí como un pecador en su humildad.

¿Os basta con mi desgracia para el perdón de mi pueblo?

¿Os sirve mi pagana sangre para convertir esta tierra maldita en el cielo?

 

Y a vosotros, estúpidos arrogantes,

Sino os maldicen nuestros dioses, os maldigo yo.

Que sus simientes sean podridas por la misma diosa Freyja,

porque vosotros sois la miseria bajo el manto de Odín.

 

Amarga será vuestra partida.

Yo, voz de los dioses, os condeno a este mundo terrenal.

Yo, os niego vuestra entrada al Valhalla.

 


Sobre el autor.

Javier Alexis Ramos González. Nací el 20 de octubre de 1998. Terminé mis estudios secundarios en el norte de Chile, en Iquique. Fue en esa ciudad que me fasciné por la escritura. Ella fue testigo de mis primeros poemas, los que nunca llegaron a la luz. Actualmente estudio Ingeniería Civil Industrial en la universidad Adolfo Ibáñez en Santiago de Chile. Ya estoy en cuarto año y fue este mismo año que quise lanzarme a participar en concursos de diferentes países. No me importa ganar, me importa que el mundo pueda volver a soñar con poetas que escriben con amor, dejando sus sentimientos en ello.

Diferentes, casi hermanos

Poesía

Sobre el cerro Chalbaud nació Orinoco

sus pasos despiertos sobre un cauce gigante,

su piel amarilla, su sangre de fuego,

reflejo de indios, guardián de secretos.

 

Nació Caroní sobre el Kukenan

su piel oscura, los pies descalzos y fríos,

amaba la jungla, la Gran Sabana, la lluvia.

 

Orinoco y Caroní se encontraron

no se dieron la mano, no se saludaron

demasiadas diferencias

si bien casi hermanos.

 

Forzados por años a caminar el mismo sendero

se cuentan sus penas, sus sueños y afectos

se dan cuenta entonces que ninguno es perfecto.

 

Se abrazan contentos los compañeros de viaje

se funden en uno… se alejan unidos

a recorrer el océano

a dar la vuelta al mundo.

 


Sobre la autora.

Katty Soraya Resplandor. Diplomada en Ingeniero en Informática, en la Universidad Experimental de Guayana (Venezuela).  Cursos de: Calidad De Servicio, Atención Al Cliente, Motivación Al Suceso, Comunicación, Relaciones Interpersonales, Presentar-Impactar-Facilitar, Mejoramiento De La Expresión, Oratoria, Control Del Pensamiento, Storytelling, Fundamentos De La Escritura en español, Escritura Creativa.

Autora de una recopilación de poemas escritas en español y traducidas en italiano con el titulo “El Primer Encuentro – Il Primo Incontro” y publicada como un e-book.

Forma parte de la Red Mundial de Escritores en español (REMES) y del Movimiento Poetas del Mundo.

  • Galardonada con el Premio Literario Internacional “Europa” XIV Edición. El prestigioso premio, patrocinado por la Universidad de la Paz de la Suiza Italiana en colaboración con la Universum Academia de Lugano (Suiza), ha otorgado el quinto lugar a la poesía “No Deben ser Normales” en la sección – La Paz y Los Derechos Humanos -. 2013

 

  • Finalista del concurso: “I Antología Internacional de Poesía Contemporánea” organizado por la Asociación de Estudios Universitarios, Santiago de Compostela, España. 2013

 

  • Reconocimiento especial a la poesía “Esperando Estoy” en el Concurso: “Hagamos arte con palabras” organizado de la Galeria Art Emporium de Miami, E.E.U.U. 2016.

 

  • Premio “Mejor Escritora Extranjera” en el 25 Premio Nacional de Poesía Inedita “Ossi de Seppia” organizado por el Ayuntamiento de Taggia, Italia 2019

Participante en los eventos:

  • “Recital por Venezuela”, Milán (Italia 2019)
  • Poetas Unidos por Venezuela”, Milán (Italia 2018)
  •  “Poetry Slam”, Alserio (Italia, 2016)
  • Profundo Rosa, Las Mujeres se Describen”, Alserio (Italia, 2015)
  • Homenaje A La Mujer De Colombia – Contra La Guerra Y Por La Paz”. Organizado por la Cooperativa Nacional de la Palabra (CONPALABRA), Barranquilla, (Colombia, 2013)
  • ” La Fiesta de los Pueblos”, Ponte Lambro (Italia, 2008)

*Participante en las siguientes antologías de poesía:  

Poetas Unidos por Venezuela (Editore Borella, 2018), Venezuela en la Distancia (2017), Il Federiciano (Editore Aletti, 2016).

Pandemia capital

Poesía

Trajiste el llanto

que cae sobre las mejillas de la atmósfera;

el movimiento sísmico

provocado por el choque entre dos generaciones;

espejos y ventanas

donde se asoman las brujas, los cíclopes, las gárgolas y las quimeras

danzantes sobre la pista de la noche.

 

Entraste a la fiesta multicultural

sin permiso e invitación;

llegaste sin tocar timbres

ni enviar mensajes de texto.

Solo llegaste

sin importar que Edipo no estuviera en la fiesta

porque ya no nos interesa

saber la respuesta al enigma.

 

Vinieron contigo

correcciones filológicas sobre los mandamientos mosaicos.

Nos hiciste ver que no hemos aprendido a amar y a ser.

 

Viniste a castigarnos nuevamente

bajo el sello del bronce,

solo que hoy

no debemos cargar rocas una y otra vez,

sino tener computadoras y tabletas

para poder llenar

los vacíos dejados

por la imposibilidad de abrazarnos.

 


SOBRE EL AUTOR

Yordan Arroyo Carvajal es estudiante de posgrado en el área de Filología, Lingüística y Literatura de la Universidad de Costa Rica. Fue galardonado con el Premio Mundial a la Excelencia Cultural, 2019. Además, cuenta con el Certificado de Oro 2019 del Liceo de Magallanes, Ministerio de Educación Pública.

Ha participado en distintos congresos y simposios nacionales e internacionales sobre literatura en países como España, México, Cuba y Argentina. Trabajó como asesor literario durante todo el proyecto Letras de Arenas. Palabras de Nuestra Gente, 2019, del Ministerio de Cultura y Juventud. En relación con este proyecto, realizó además el prólogo y el análisis de los poemas en la Antología de poesía puntarenense 1990-2019.

Es poeta miembro de la Unión Hispanomundial De Escritores, miembro de la revista española De Dioses y Hombres y miembro de la Asociación de Desarrollo Lisímaco Chavarría Palma, barrio donde hoy, sin esperarlo vive. Pues curiosamente, muy cerca de su actual vivienda, creció y murió el apreciado poeta Lisímaco Chavarría.

Realizó actividades de acción social en Religiosos Mercedarios, Centro de Alcance por mi Barrio El Chorrillo, Panamá.

Otros.

Ulises y otros dos poemas sobre el presente y el mito

Poesía

ULISES

Quisimos engañar a los dioses,

como Ulises,

y engañamos a los hombres,

como Ulises.

Entre cantos de sirena,

evitando naufragar,

con ciclópeos esfuerzos

y tormentas en el mar,

vamos perdiendo esta guerra.

Pero el juego aún no ha acabado,

y sólo Ulises sabe

cómo se puede ganar.

 

ESPEJO

Va girando mi espejo vivo o muerto,

a veces valiente, otras cobarde.

y la mirada que lo traspasa arde,

como un libro de fuego aún secreto.

 

Presa de mi ignorancia y del vacío,

dudo con el fervor con el que escribo.

El otro es una esencia que no vivo,

y no hay destino que no sea mío.

 

Los héroes bien se enfrentan a la muerte,

los dioses no programan el destino,

y muy pocos Ulises son capaces,

 

de engañar a los hados, sólo en parte,

o conseguir desviar el camino.

El final es el mismo para Ulises.

 

IGNORANCIA

Ignorancia clara y sabia,

ya fue muy bien expresada

cuando Sócrates decía:

“sólo sé que no sé nada”.

Esa ignorancia que impide

descartar toda esperanza.

 

No sé, luego ya no puedo

olvidarme del destino,

ni arrojarme contra el tiempo

para huir matando a todos,

ni saber lo que más temo.

 

Lucidez desencantada,

nada inocente ignorancia,

es la semilla plantada

de aquel árbol de la ciencia

que no es buena ni malvada.

 

Ignorancia que nos salva,

mejor que pura esperanza.

Sin desearla la quiero

como al aire que respiro

y que tampoco comprendo.

Sobre el autor

Mariano Moreno Casquete es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia, ciudad en la que reside en la actualidad, ha publicado relato corto y poesía, ha sido alumno de la Escuela de Creación Literaria de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Tres poemas de Emily Dickinson sobre la divinidad

Poesía

La poesía de Emily Dickinson sorprende, porque es sumamente particular en forma y contenido.  No teme jugar con el lenguaje, tampoco acceder a las dimensiones del espíritu para ahondar en lo divino. Por eso les compartimos con gusto tres poemas que son muestra de su originalidad, talento y mística.

The Soul that hath a Guest (674)

The Soul that hath a Guest

Doth seldom go abroad —

Diviner Crowd at Home —

Obliterate the need —

And Courtesy forbid

A Host’s departure when

Upon Himself be visiting

The Emperor of Men —


El alma tiene un huésped

rara vez viaja lejos.

La divina compañía en casa

anula la necesidad.

Y la cortesía prohíbe

que el anfitrión se marche cuando

a él le visita

el emperador de los hombres.


Where Thou art — that — is Home — 725 

Where Thou art — that — is Home —

Cashmere — or Calvary — the same —

Degree — or Shame —

I scarce esteem Location’s Name —

So I may Come —
What Thou dost — is Delight —

Bondage as Play — be sweet —

Imprisonment — Content —

And Sentence — Sacrament —

Just We two — meet —

Where Thou art not — is Woe —

Tho’ Bands of Spices — row —

What Thou dost not — Despair —

Tho’ Gabriel — praise me — Sire —


Donde tú estás — esa — es mi casa—

Cachemira —o el Calvario— es lo mismo—

Rango — o Vergüenza—

Apenas valoro el nombre del Lugar—

Con tal de que yo vaya—

Lo que Tú haces — es Deleite—

La Esclavitud como Juego — es dulce —

Prisión — Contento —

Y Condena — Sacramento —

Si nosotros dos — nos encontramos

Donde Tú no estás — es Aflicción —

Aunque Bandas de Especias — boguen —

Lo que Tú no haces — Desesperación —

Aunque Gabriel — Señor — me alabe.


The Only News I know (827)

The Only News I know

Is Bulletins all Day

From Immortality.

The Only Shows I see —

Tomorrow and Today —

Perchance Eternity —

The Only One I meet

Is God — The Only Street —

Existence — This traversed

If Other News there be —

Or Admirable Show —

I’ll tell it You —


La Única Noticia que tengo

Es el Boletín Diario

Desde la Inmortalidad.

El Único Espectáculo que veo —

Mañana y Hoy —

La Eternidad, tal vez —

Al Único que encuentro

Es a Dios — La Única Calle —

La existencia — Recorrida

Si hubiera Otra Noticia —

O un Espectáculo más Admirable —

Te lo diré —

Mitología personal: Dos poemas inéditos de Nathalie Cruz Mora.

Poesía

Ícaro

Ostentó en el omóplato severas soldaduras, danzó entre acantilados, hubo pasos de plomo sobre el agua. Demasiado ruido, gruñó el León, bufó el Tigre, ofreció sus garras como escudo, como dagas para herir o matar. Sus sentidos trastocaron el lamento, con sus piezas construyeron artefactos inútiles, afilaron las rocas que dieron fin a su vuelo.

Jamás será un ángel. Nosotros tampoco.

 


 

Alejandría, 400 d.C.

 

Hipatia

 

quería lamerte los pies

los pliegues del cerebro

 

chupar tu belleza

hasta podrirla

 

que usaras un collar

de calaveras

 

la corona

de flores enfermizas

 

moriste asfixiada

 

lapidada de escupas

 

Él se petrificó al mirarme

lo mordió

cada serpiente de mi pelo

 

no lo llores

Hipatia,

nos tenemos.

 


Sobre la autora

Nathalie Cruz Mora (Costa Rica, 1987) es ingeniera biotecnóloga, empresaria, gestora cultural y editora en la página web Repertorio Americano.org. Ha participado en actividades literarias como el XV Festival Internacional de Poesía de Costa Rica (2016) y el Festival de Poesía de Aguacatán, Guatemala (2017).

Amado psicopompo, un poema de Maximiliano Nicolás Sacristán.

Poesía

Amado psicopompo

 

Engranaje de Tánatos,

subalterno del Hades

aunque no me escuches

déjame decirte:

me enorgullece ser tu pasajero.

Cada palada tuya

me adormece otro poco,

digno guía:

el agua negra es tu alimento.

Le hablo a tu nuca argentada:

eres justo hasta el dolor

hasta el hedor.

Indolente nos abandonas

en las puertas de la nada.

Nosotros los tripulantes

de la fatalidad

te vemos (nos vemos) cargar

tu hatajo de condenados.

Aqueronte último viaje.

Como tantos, yo también confié

en que tu aventón jamás llegaría.

Y ya en la otra orilla

escupiré mi moneda

en tu cara,

pomposo psicopompo.

Será mi última irreverencia,

mi gesto de amor,

mi última voluntad.


Sobre el autor

Maximiliano Sacristán nació en Buenos Aires en 1974. Publicó la novela Gayumbo empieza por gay (Madrid, Literaturas.com Libros, 2016) como finalista del Premio Desfase. En 2016 ganó el XIV Concurso de cuento breve organizado por la Asociación cultural “El Coloquio de los perros” de Montilla, España.

En 2017 recibió el primer premio del Quinto Certamen de relato corto “Tabarca Cultural” de Murcia, el segundo premio del Segundo Concurso de relato “El baloncesto es tu palabra” organizado por el club Fuenlabrada y la editorial Entrelíneas (Madrid), y el segundo premio de cuento del Tercer concurso organizado por la Asociación cultural Letras Cascabeleras (Cáceres, España) por el volumen “Tripalium”.

En 2018 ganó el primer premio del concurso de poesía “Mujer y madre” coorganizado por la Asociación de Escritores de Asturias y MundoArti (España) y el primer premio del XII certamen de novela corta organizado por la editorial Mis Escritos (Buenos Aires).

¡Enséñame a abrir girasoles! – Romance de Oggún, dios de la guerra y Oshún, diosa del amor.

Poesía

Por: Grafitti

Vengo librando batallas,

reposaré cansado

a la orilla de tu río.

Gusto ver tu falda

mojada en agua dulce.

Sueño y siento…

Estas manos acostumbradas al fuego,

quieren saber de extrañas rosas,

voy hacia el monte pensando en ti.

¿Quién ha dicho que el guerrero no ama?

Abanicos de plumas

forrado de estrellas.

¡Quiero ser tu amante!

No me hables de guerras,

báñame en tu miel,

déjame sentir el desafío

de tu pecho listo.

No estoy loco,

el amor enreda y desenreda.

¡Qué rían violines y tambores!

Los ancestros vendrán

protegiendo tu risa,

miraré al cielo

y sabré diferenciarte de Venus.

Me siento anclado

entre espinas amarillas.

Guardo mi laurel.

Ven,

¡Enséñame a abrir girasoles!


Nota: Ambas divinidades pertenecen al panteón yoruba.

Sobre el autor

Hebert Poll Gutiérrez es licenciado en Comunicación Social por la Universidad de Matanzas Camilo Cienfuegos. Además, es investigador folclórico, poeta y narrador para niños y adultos. Ha laborado como pre-guionista, comediante y dramaturgo y fue miembro de la Asociación Hermanos Saiz y se graduó del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. De 1998 a 2003, siendo parte del grupo Taller de Actuación de la destacada actriz matancera Miriam Muñoz, participó en obras como:

El flaco y el gordo (tragicomedia)

Réquiem por Yarini (drama)

Romeo y Julieta (tragicomedia)

Las mujeres de Fernando (comedia)

La emboscada (drama)

Bla, bla, bla de un payaso (comedia)

En el año 2016 participó como actor en el documental Ifá Wa de Francisco Leyva Ferrer (Picky) el cual fue producido por Telecentro Islavisión de la Isla de La Juventud.

Recelo – Marcelo Sánchez

Poesía

 

¿Quién osa acometer

tal temeraria empresa, peligrando

que acabe ésta como a Otro place?

 

Es Ulises.

El ansia de saber le hace dejar atrás

sus más grandes afectos.

En compañía de unos pocos fieles,

viejos como él, se lanza al mar abierto.

Cruza el estrecho donde Hércules

emplazó sus columnas.

Tuerce al Sur. Ve los muchos astros.

Distingue una montaña mayor que otra ninguna,

prohibida a los mortales.

Naufraga próximo a la playa;

la sima lo sepulta.

 

Es Dante,

quien se adelanta a los dictámenes arcanos

del Día en que haya de tañer el Ángel

la trompeta que atrona.

Lo invitan a emprender un viaje singular

y vencen sus reparos.

Se turba al acceder al círculo infernal

donde se informará sobre el revés de Ulises.

(Cuando él narre esta llegada, dominará el ingenio

para ajustarse a la virtud.)

Divisa, algo después, las aguas

de las que, habiéndolas surcado,

no ha podido volver marino alguno;

en la playa se ciñe con un junco. (Es la playa

que, antes de naufragar, entrevió Ulises.)

Será aún guiado por la estricta

Beatriz, a quien adora.

Decide difundir su historia

y afronta la ira de sus adversarios.

 

Es Ulises y es Dante.

A Ulises sueña Dante, y a sí mismo.

Dos viajes y un castigo cierto.

Dante mide si habrá o no de salvarse.

¿Por qué admirarse de un recelo,

que es una sola forma transmutada en dos cuerpos?

 


Sobre el autor

Marcelo Sánchez (Argentina, 1967) escribe poemas y relatos. En 2018 fue premiado (y publicado) por los concursos Projecte Loc, Picapedreros, Caños Dorados, Javier Tomeo, La Sirena Varada y Ediciones Lago Sur, y seleccionado para las antologías Luz de luna IV, Poetas y Narradores Contemporáneos, Ensamblando Palabras, Entre sílabas anda el juego, y Haikus y Sonetos XXVI. Por invitación, ha contribuido (poema en español y traducción al inglés) a la Antología Amaravati Poetic Prism 2018.

Dos poemas sobre mitología de Yaritza N. Ramírez Peña.

Poesía

La Respuesta de Edipo.

¿Cuál es la única criatura que al amanecer anda con cuatro patas, al mediodía anda a dos y al caer la tarde anda con tres?

El león araña el aire en la garganta del infausto al caer en sus cuatro garras,

La mujer con la corona de hojas sobre su cabeza y bajo sus dos pies la destrucción de Tebas,

El pájaro busca el grano de la muerte con su pico y su par de patas urdiendo la tierra.

Quieta está la esfinge de arena tras la respuesta de Edipo como piedra felina, cruel musa y ave cantora del enigma.

 


La ninfa y el sátiro.

La ninfa, viento que canta al oído de los cíclopes,

coronada por ramas de coral en el océano.

 

Un altar semidesnudo de leche, aceite y música;

adornada bajo los senos con oráculos y profecías.

 

El espíritu animal en las patas y los cuernos,

la espía mientras baila.

 

La ninfa, su risa como murmullo en las aguas;

El sátiro mojado con la inocencia del gemido.

 

En los pastos de las montañas o en el arroyo,

el deseo que habita sus cuerpos

entre campanillas danza.

 


Sobre la autora.

Yaritza N. Ramírez Peña (Bogotá, Colombia; 1994) es bibliotecaria. Ha participado en talleres de escritura como el Taller Distrital de Poesía en la Ciudad de Bogotá “Héctor Rojas Herazo”, IDARTES y el taller Creación Poética de la Casa de Poesía Silva.

 

La Conquista

Poesía

Septiembre cinco en Salou,

en Cambrils y en Tarragona,

son ciento cincuenta naves

las que componen la flota.

Las naves ciento cincuenta

y la consigna una sola:

para gloria del Rey Jaime

¡la Conquista de Mallorca!

De la nave capitana

Jaime se yergue en la proa:

su diestra empuña la espada,

su rojo manto tremola,

va desafiando a los vientos,

va desafiando a las olas.

La Mar recoge ese guante,

y ya la tormenta azota…

La ira de los elementos

hace peligrar la flota.

El Rey, postrado de hinojos,

promete a Nuestra Señora:

“Catedral yo he de erigirte

si nos asistes ahora.” 

La Virgen atiende el ruego:

a salvo alcanzan la costa.

Los moros ya están alertas

y aguarda nutrida tropa;

Jaime envía dos galeras

para que exploren la zona

hasta hallar una bahía,

la llamada Santa Ponsa.

Al fin, allí desembarcan

a medianoche ¡en las sombras!

Con los primeros albores

llega la avanzada mora,

el Rey que sale a enfrentarlos

¡y con pocos los derrota!

Los Caballeros Templarios

son férrea y leal escolta,

tal como lo han sido siempre

desde la primera hora.

Ya los moros se repliegan

a las colinas boscosas

y los cristianos celebran

la Misa sobre una roca,

quien la oficia es Berenguer,

Obispo de Barcelona.

Portopí cierra el camino

a la ciudad de Mallorca,

aprovechando el terreno

los musulmanes se emboscan.

En la acción ambos Montcada

pierden sus vidas valiosas.

“¡Vergüenza!” exclama el Rey Jaime

“A esta gentuza traidora

habremos de escarmentarla.

¡Nos va en ello nuestra honra!”

Las espadas van trazando

afiladas huellas rojas:

¡son cuatrocientas cabezas

que cargan en las alforjas!

Muy pronto irán a arrojarlas

a los muros de Mallorca.

“¡Adentro, que todo es nuestro!”

Arnaldo Sorell pregona

y, con cinco compañeros,

el Real pendón enarbola.

Desde lo alto de un alcázar

el Rey contempla su obra,

mas no duerme en los laureles

de la reciente victoria.

Al Comendador del Temple,

Ramón de Serra, convoca

y confía, sin rodeos,

esa idea que le ronda:

“Mayurqa ya es conquistada…

¡a por Ibiza y Menorca!”


Sobre el autor 

Luis Antonio Beauxis Cónsul es un escritor Montevideano de 58 años. Publicó su primer relato en 1980, desde entonces ha obtenido premios y menciones en concursos de narrativa y poesía, nacionales e internacionales. Ha colaborado en medios de prensa, participado en antologías y lleva publicados cuatro libros de cuentos:

FICCIONES EN SU TINTA

CUENTICULARIO

OTRAS MEMORIAS

UN PUÑADO DE SOL…

En los últimos años se ha dedicado también a la Poesía habiendo obtenido, entre otras distinciones:

Ganador del II Certamen “Un Soneto Para Soria” (Soria, España, 2014)

Finalista “Premio Platero de Poesía” (Ginebra, Suiza, 2015)

Finalista “Poesías con Fondo Sonoro” (Palencia, España, 2018)

Primer Premio Poesía “Habla de Mí” Casa de Ceuta (Barcelona, España, 2015)

Primer Premio Poesía “Centenario Natalicio Ermelinda Díaz” (Quilpué, Chile, 2015)

Primer Premio Poesía “Centro Cultural Andaluz” (Valparaíso, Chile, 2017)

Primer Premio Poesía “Hermandad Nacional Monárquica” (Madrid, España, 2018)

Actualmente Luis Antonio Beauxis está casado con Leonor Díaz de Vivar y tiene dos hijos (Rodrigo y Joaquín). Es empleado bancario y cursó estudios en la Facultad de Medicina.

 

 

 

 

Mujer

Poesía

Por Raúl Quintana Selleras

 


 

De Palas, Brunilda;

De Hipólita, Boadicea;

De Cenis, Juana;

De Valor, mi amada.

 

Como Desdémona y Gelsomina

A Carmen y a Manon ha desterrado,

Y con la faz acogedora de María

La dura cerviz de Isapí ha doblegado.

 

Si cual Taís o Margarita

Respeto brinda a la deidad,

Fuerte tal Safo y Sand se muestra,

Sacando, del Hombre, Verdad.

 

De Venus y Francesca es su belleza,

De Lisístrata y Menchú es su palabra;

Con sus actos sobre Lucila y Kahlo obra,

Tomando de Elssler, Duncan y Callas la destreza.

 

Aunque a Hator ella aún no ha conocido,

El sentimiento de Andrómaca y Níobe le emana,

Y como Progne sobre jaulas ha volado,

Haciendo de Louise y Thelma, sus alas.

 

Es Curie, Juana Inés y Tonina en sus delirios,

El pasado de Gautier no experimenta,

Sobre Powhatan y Beatriz, sus raíces hace lirios,

Y los crímenes de Catalina, Macbeth y Judith; repúdialos, resuelta.

 

Es por ella, el celo de Dalila y Deyanira, ignorado;

Por el hedonismo de Eva y Pasífae siente pavor;

Ante Semíramis y Cleopatra, horror;

La estéril fidelidad de Hera, aparta con furor;

Pues pupila de Penélope y Laodamia la he considerado.



Sobre el autor

Raúl Quintana Selleras (Cuba, 1984) tiene una licenciatura en estudios religiosos y un certificado en estudio de la espiritualidad de la Universidad Internacional de la Florida. Además, posee una maestría en sistemas de información de la Universidad de Texas en Arlington.

La barca de Caronte, Rey de Nadas y Palinuro de Arturo Hernández González

Poesía

La barca de Caronte
(proemio a José Benlliure)

Una cicatriz en el agua es todo cuanto ha dejado
la huella trashumante que en mis ausentes deposito.

Tallados por el hospicio flotan mármoles que guían
ésta barca, por mi condenación y otro júbilo; otro vicio.

Auspicia la noche el eco de las olas en gravamen.
Para auscultar el juicio blanco abro mis venas:
El pálido agredir; a otros más puros, me condena.

Y a la deriva algo se aleja de este místico suicidio
que en hora extraña, ausente, embrutecida precipito.

Atado a un mástil como un cristo de aguas, se me agitan
sienes turbias que contra la soledad que llueve, yo vacío.

Ampara la noche el aullido silencioso de mi crimen.
Para perder el horizonte ayuno el grito de mis venas:
Oh! Y el pálido ignorar a otros más puros, me condena


Rey de Nadas

Al volver sobre tu costado izquierdo
el peso ya sin voz de las muchas horas,
sonríes a lo inmenso del dolor fraterno
que durante los viajes aprobó tus obras.

Al llegar a Ítaca te abriste llagas purpuras
en la piel que Atenea dejó sobre tu rostro…
Y añadiste fría locura a lo que mendigabas
para ocultar tu perfil olímpico al oprobio.

Argos batió su cola saludando tu regreso:
Roto como estaba ignoró aún sus agonías
para honrar la fe infinita que tú, su amigo,
habías pactado con él, en tus despedidas.

Nada advirtió el sabueso de tus zozobras
más que una lágrima y el inaudible grito;
el llanto jamás oído, de un Rey de Nadas.

Algo supo después de ti el mundo intacto…
Veinte años sólo te dieron tristes epifanías:
¡Viste devuelta tu ciudad, al perder un reino!


Palinuro

Sigue la macula del sol sobre los mares
y préstate indiferente al canto de sirenas
que aullará en sin fin de heridas abisales
talladas por ebrio Neptuno de nostalgias.

Has de soñar con viejos puertos invisibles,
en ellos abrevan un millar de lunas blancas.
Un solo cuerpo de mujer abrazará los seres
que has dejado atrás, ahogado de nostalgias.

Cegado de soberbia advertirás entre visiones
que no volverás ya para corregir tus huellas
en la senda humilde que avecina a tus amores.

Y morirás como has visto: a mano de ladrones.
De ti no habrá ni un puñado de cenizas últimas,
en la vasta soledad de los enrojecidos arenales.

¡Insepulta la carcasa que fuiste en tus días
tu espíritu vagará ya lejos añorando nepentes
que se truequen en tu corazón por clepsidras!

Y rogarás en obscuros Tánatos al celeste Eneas
que por honor a los trabajos de los días de antes
pague al barquero su tesoro de monedas viejas.

No será, no obstante, pues la Sibila de Cumas
que acompaña a Eneas, te prometerá efemérides
que la tierna indiferencia del mundo, ya adivinas
celebrará para dar descanso a tus muchas muertes.

Nada aún comprendes ni conoces. Sobre los mares
sigue la macula del sol, desoye el canto de sirenas,
pues la hambruna de ese rumor de voces frágiles
será el patético consuelo musical de tus desgracias.

 


 

Sobre el autor

Arturo Hernández González es escritor, docente, traductor y poeta colombiano.

Es posible encontrar una parte de su obra en la Revista Humus de la Universidad La Serena (Chile), en la Revista Literaria Pluma y Tintero (España), en la Revista literaria La Caída de la Pontificia Universidad Javeriana (Colombia), en la Revista Demencia (Colombia-México), en la Revista Monolito (México), en la Revista Cronopio (Colombia), en el Periódico Las2Orillas (Colombia), en la Revista Gregario del Centro Internacional de Estudios Literarios (México), en la Revista Cinosargo (Chile), en la Revista Elipsis (Colombia) y en la Segunda Antología de Poesía de EdicionesDeLetras (2013).

Ha traducido al castellano a autores como el poeta búlgaro Stefan Tsanev, el poeta siciliano Ibn Hamdis, al Premio Nobel de Literatura (1981) Czeslaw Milosz y a los poetas checos Vladimir Holan y Vitezslav Nezval. Prologó el libro de poesía Identidad del poeta y periodista argentino Leandro Murciego, realizó la introducción a la edición bilingüe de El Cielo Ajedrez y el prólogo del libro Altar de Luz y Luna del poeta español Antonio Agudelo. Le han sido realizado numerosas entrevistas, destacando sus intervenciones en la Feria Internacional del Libro (Colombia, 2012), en la radio argentina para el programa Noche de Letras 2.0, en la radio estadounidense en Punto y Seguido Radio para el programa Debajo del Sombrero, en la Revista Cinco Centros (México) y en la Fundación Universitaria del Área Andina (Colombia, 2016).

Es autor de los libros Olor a Muerte, publicado en un compendio por la Red Distrital de Bibliotecas Públicas (Biblored, 2011; 2012) y Breviario de lo Incierto (2017). Fue honrado con el título honorario Embajador de la Palabra (Museo de la Palabra – Fundación Cesar Egido Serrano, España, 2014; 2018). Ganador del I Premio Literario Internacional Letras de Iberoamérica – Poesía (2017). Es el Director de la Revista Internacional de Cultura y Artes Noche Laberinto.